MANTIS


Audiorelato en el Blog de Laura Belenguer 

El tintinear de sus dedos la delataba. Él, robusto, fuerte y seguro. Ella, delgada, delicada y dubitativa. Polos opuestos en las formas, pero compatibles en el sexo y en su antesala: el erotismo. Un amor sensual exacerbado, intenso y extremo. Del menos, al más. De la nada, al limbo. De lo sutil, a lo voraz. De la respiración pausada, al ahogo. Del sudor gélido, al baño caliente que acompaña al clímax.
Aquel día, cedió hasta perder el control de su cuerpo, que no de sus palabras: precisas y susurradas. Dueña de todas ellas, las empuñaba a su antojo. Arma de seducción, sólo acallada, de vez en cuando, por la cálida lengua de su amante. Juntos eran fuego. Un fuego que, tras cumplir su cometido de expansión y desahogo, de nuevo, vuelve a la nada. Sublime destello de sensaciones. Éxtasis. Orgasmo.
Y así, entre sábanas húmedas y agitadas -bella y letal al mismo tiempo-, notaba cómo sus ojos se tintaban con gotas de agua -ligeramente saladas- que luchaban por llorarse. Las ataba con ahínco y esfuerzo sobrehumano para que no asomasen sobre sus mejillas, pues quizás él no las entendiera. Eran lágrimas de placer y felicidad. Quien las probó… lo sabe.