Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2017

ANODINO PEON/Antonio Portillo Casado

Anodino peón,
carne de bélicos estofados.
De la cruel batalla, su horizonte,
su línea primera.
Del tumulto sangriento, su centro.
En tus pies, el polvo y el horror se recrean.
Piensan tus pies en el por qué
de esta roja batalla
en la verde pradera.
La tierra, para darte sepultura,
se abre llorando.
Ella no quiere ni sus honores
ni ahora tragarte en su manto.
Ingenuo peón que la talla
das en la cruel batalla,
dentro de un soez tablero de ajedrez,
ajeno a la paz,
a tu interés ajeno.
Desde la plácida trastienda, las alimañas
de la ambición y el poder,
de banderas disfrazados,
agitan soldados y contiendas,
sus preciados metales defendiendo.
Ciudadano Soldado, alma sencilla,
amado hijo,
padre honrado,
de la amistad amigo,
de tus semejantes amante,
no están tus enemigos en estos casilleros.
Merodean esas bestias entre el poder
y el dinero, aniquilando la fraternidad,
desgarrando el amor
en este injusto blanco y negro suelo,
donde no hay lugar para la paz,
donde huyen hasta los muertos.
¡Rompamos con amor este vil tablero!
¡Al…

SI SUPIERA ESCRIBIR/Adrián Flores Inapanta

Si supiera escribir en noches como éstas frías, húmedas, luna sin luces, farolas sin sombras. Noches tristes.
Con unas palabras las haría más felices. con unos acentos, más cálidas.
¿Para qué es la poesía? ¿Sino para abrigar el alma? Si supiera escribir en noches como estas de lluvia, de niebla, de soledad.
No llevaría manto encima, ni café en los labios. si supiera escribir
En noches como estas un sol abrigaría mis dedos, una sonrisa mis labios, pero, ¡He aquí!

SI YO SUPIERA ESCRIBIR.../Ana7

Si supiera.... me gustaría entonces escribir una buena historia.
Encontrar una frase de gran impacto que atrapara mi atención y la de otros  y empezar, por ejemplo contando cómo: “el padre, un hombre ya mayor, después de buscar a su hija a primera hora de la mañana dentro y fuera de la casa además de por los alrededores, la encontró muerta dentro de la caseta donde se guardaban las herramientas para la jardinería. Se había quitado la vida.”.   
O algo más sencillo: “Nelson Rodríguez  vino al mundo una noche de diciembre. Su madre, una joven de la tribu amerindia de los Klamathde apenas diecisiete años de edad se encontraba acampada junto al Lago del Cráter, en Oregón, un lugar considerado sagrado por su tribu, contemplando la Vía Láctea junto a su padre Adelfried, de origen alemán, cuyo nombre significa “ quien protege a descendientes“, mientras éste ejercía de donante de energía. Las Gemínidas en ese momento fueron una traca artificial y explosiva de fuegos  sin sonido”.
Porque si supie…

SI YO SUPIERA ESCRIBIR/César García

No necesitaría de palabras, éstas brotarían como pájaros de mi corazón y volarían al encuentro de otros corazones. Allí anidarían como golondrinas que llegan en primavera y nunca más se van.
Enviaría una paloma a los poderosos del mundo y ellos sabrían que quiero la Paz Enviaría un halcón a los que hacen las guerras porque no tienen corazón, y ellos sabrían que el halcón nunca dejaría de picotearles las entrañas mientras no bajen sus armas y las transformen en palabras-pájaro.
 Enviaría un dulce ruiseñor, de plumaje multicolor, a mi amada, para que no dejara de trinar desde su ventana y por las noches se acercaría a su almohada y picotearía sus labios entreabiertos.
Enviaría águilas de alas imponentes allí donde hubiera una víctima, un ser humano con el corazón quebrado, para que pudiera remontarse en el cielo y ascender hacia la dimensión del espíritu.
Y enviaría murciélagos en la noche para destejer lo que los malvados tejen cada día.Y mi corazón sería un nido acogedor para todos los pá…

EL SECRETO DE AMAÁ

Me llamo Gemma Minguillón y soy barcelonesa. Comencé a escribir a los trece años, edad en la que empecé a aficionarme realmente a la lectura con los clásicos alemanes. La fiebre por leer clásicos y menos clásicos me llevó a querer escribir mi propio libro, con resultados desastrosos, pero fue una primera toma de contacto con mi fantasía, un folio y un bolígrafo. No paré desde entonces de redactar y escribir cuentos, y a los dieciocho me ofrecieron colaborar como guionista en un programa de radio.

La primera vez que me puse a escribir en serio fue hace unos diez años. Escribí una trilogía titulada “T’estimaré fins que em mori” (Te amaré hasta que me muera).

Pero lo que realmente me gustaba leer era literatura de misterio, de modo que terminé por animarme y creé mi propio detective, Baldo Sanmartín (el detective del Vallés Oriental), que protagonizó dos casos que compartí en mi blog literario: La dama blanca y Corazón de reina. A raíz de ello, la compañía de teatro “Els arrepl…

ROMANCE DE BALDOMERO/Gemma Minguillón

En una fría mañana de meseta castellana,
sentado en un altozano, debajo de un avellano, plañíase Baldomero (hablo del padre, el primero) de la miserable vida que llevaba el jornalero.



“Todos mis antepasados trabajaron sin reparos
en esta labor tan dura que ejercieron con premura pues, aunque muy buena gente, ninguno salió escribiente y ganábanse el lechazo doblegando el espinazo.


Cierto es que mi primogénito no ha salido una lumbrera;
tiene el cerebro congénito de esta mi familia entera. Mas, si tanto he trabajado, si no he gastado ni blanca, es porque yo he deseado que sea un hombre de banca, o médico, o abogado, yendo raudo y disparado a estudiar a Salamanca”.



Cuando Baldomero hijo se enteró de la noticia
se buscó un buen escondrijo, tan pronto como le dijo su madre aquella primicia: “¿Estudiar!? ¡Qué disparate! Los codos hay que gastar, La vista que ejercitar y las neuronas usar, sin remojar el gaznate! Madre, dígale usté al viejo que yo no quiero estudiar; que prefiero trabajar aquí…o en Almendralejo…

NOCHE/Amaru castelA

Hoy noche   no tengo reparos ni dientes, ni manos ni te tengo , ni me tengo ni te extraño , ni te llamo.

Esta noche no importa ,
lo que venga que se vaya sin mirarme y sin hablar.

Que no tenga aplomo
ni consideración, caiga rauda y definitiva la noche, sin corazón.

Esta noche vacía
inmóvil , sin la tenue palpitación, esta noche tachada de la memoria

de tus días...


Amaru castelA.
Quito - Ecuador