Ir al contenido principal

ROMANCE DE BALDOMERO/Gemma Minguillón






En una fría mañana de meseta castellana,

sentado en un altozano, debajo de un avellano,
plañíase Baldomero (hablo del padre, el primero)
de la miserable vida que llevaba el jornalero.




“Todos mis antepasados trabajaron sin reparos

en esta labor tan dura que ejercieron con premura
pues, aunque muy buena gente, ninguno salió escribiente
y ganábanse el lechazo doblegando el espinazo.



Cierto es que mi primogénito no ha salido una lumbrera;

tiene el cerebro congénito de esta mi familia entera.
Mas, si tanto he trabajado, si no he gastado ni blanca,
es porque yo he deseado que sea un hombre de banca,
o médico, o abogado, yendo raudo y disparado
a estudiar a Salamanca”.




Cuando Baldomero hijo se enteró de la noticia

se buscó un buen escondrijo, tan pronto como le dijo
su madre aquella primicia:
“¿Estudiar!? ¡Qué disparate! Los codos hay que gastar,
La vista que ejercitar y las neuronas usar, sin remojar el gaznate!
Madre, dígale usté al viejo que yo no quiero estudiar;
que prefiero trabajar aquí…o en Almendralejo!”



“¿Trabajar!?”, dijo la madre. “¡Pero si en toda tu vida

nunca cogiste una brida ni te arrimaste al lagar!
En esta casa tú has sido, desde el día en que has nacido,
una boca a alimentar! Vete, pues, a Salamanca,
montado en esa potranca, que te puedan desasnar!”




Al cabo de una semana, un día por la mañana

regresaba Baldomero a disfrutar, placentero,
su primer fin de semana. 
Su madre, al verlo llegar de tal manera ataviado 
y con aquél caminar que pretendía educado,
miróselo cautelosa, sin sospechar (aunque viendo)
por dónde iría la cosa.



Al verla allí platicando con unas cuantas vecinas,

Baldomero se volvió y, asombrado, contempló
el corral de las gallinas.



“¡Virgen Santa! ¡Jesucristo! Cierto es que la vista engaña;

Pues ni con toda mi ciencia, ni con mi extensa experiencia,
ni con mi arte y mis mañas, ¡jamás pude sospechar
que encontraría en mi hogar ese tipo de alimañas!”



La madre se santiguó, no tanto por la blasfemia,

si no por la tontería y la necedad que vio.
“Hijo mío, Baldomero, sabes bien que yo te quiero,
pero esto ya es cosa fina; pues en Madrid y en Toledo,
en Barcelona y Laredo, en Nueva York, en Olmedo,
y hasta en la misma Argentina,
el más gilipuertas sabe distinguir a una gallina.



Mira, si ese es el servicio que a ti la ciencia te ha hecho,

coge la azada de padre y vete hasta aquél barbecho,
ponte a cavar un buen rato, y haz así algo de provecho”.




Por eso dice el refrán que, si no se tiene testa,

Cuando Dios no te la da, Salamanca no la presta.




Gemma Minguillón
Barcelona-España

Comentarios

  1. Divertido este Romance de Baldomero, que salío de baja cuna pero ansiando otro sitio en la vida. No es de extrañar.

    ResponderEliminar
  2. hermoso, hace tanto no leía este estilo, me traslada a las primeras lecturas de mi infancia. felicidades a la autora, realmente un arte muy difícil de cultivar.

    ResponderEliminar
  3. Que bueno Gemma además de muy divertido. Te felicito por su singularidad y por el uso tan generoso de ese léxico tan aproximado a los tiempos mas antiguos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si eres tan amable, deja tu comentario.

Entradas populares de este blog

¡QUÉ MARAVILLOSO ES EL CINE! GILDA/Miguel Pina

http://www.cineycriticasmarcianas.com
¿Te interesa saber lo mucho que te odio, Johnny? Te odio de tal manera que buscaría mi perdición para destruirte conmigo. -Gilda.

Una parte muy importante de la historia del cine viene marcada por los grandes clásicos que conectaron con amplio sectores de la población. Gilda es uno de los casos más paradigmáticos en este aspecto y por muchas singularidades que concurrieron tras la presentación de la película. Sin duda, la cinta será recordada por la famosa interpretación de la canción 'Put the blame on mame' con la que Rita Hayworth alcanzó la universalidad y se convirtió en un mito erótico del siglo XX. Nunca un "no striptease" de una estrella de Hollywood dió tanto que hablar y es que de hecho la actriz solo se desprende de los guantes durante la escena. En todo caso, la cinta es mucho más que esto, encontrándonos ante una gran historia de amor romántico, impregnada de la mejor esencia del cine noir. Cine para el recuerdo que m…

CASINO/Lola O. Rubio

Carlos salió de madrugada, después de una noche como otras en el Gran Casino. A diferencia esta vez lo había perdido todo: estaba en bancarrota. Vestido con smoking, la pajarita desabrochada mientras esperaba al aparcacoches. Su aspecto inmaculado de hace unas horas ya se ha evaporado. Su mirada mira al infinito, sus ojos miran sin ver. Saca algo de un bolsillo, se lo lleva a sus fosas nasales. Ni eso le anima. Un sudor cadavérico le pasa por su nuca, un escalofrío que presagia muerte. Está muerto. Un muerto en vida, pero es consciente de que es el único culpable. Ya no le importa nada, nada ni nadie después de esta partida. Lo jugó todo a una carta y salió perdedor.

No sabe qué rumbo tomará, si sabrá enfrentarse a su esposa e hijos. Todo su capital al descubierto, todo lo ha perdido en una noche.Piensa en esa mujer que se entregó a él, cuando eran más pobres que las ratas, fue su salvavidas. Ella con su alegría, su empuje para luchar y ganas de vivir logró que el no fuera un fracasa…

ALMAS LIQUIDAS/varios autores

ALMAS LÍQUIDAS  Autores: Óscar (El Salvador) Raymond (México) y Lola (España)




ELLA 
Ella tenía que estar en contacto con el agua. Se lavaba las  manos una y otra vez. Bajo la ducha se enjabonaba  lentamente mientras sentía caer las gotas calientes a sus  pies. Hoy era un día de tormenta, el aguacero regaba las  calles, las plazas, los campos y la hacía sentir plena de  dicha, pues esos días podía abandonar su refugio tras los  grandes ventanales y salir al descampado para chapotear  en los charcos como una niña. Su amor por el agua era  tan intenso que no faltó más de algún especialista que le  dijo que tenía un Trastorno Obsesivo Compulsivo. Le daba  igual.  Pronto se trasladaría a la zona costera donde podría saltar  por los arrecifes y entre las rocas, lanzarse al agua, pasear  sin rumbo por la orilla. 



EL

El adoraba sentir el contacto sensual del agua cuando en la  bañera resbalaba el chorro por su espalda. A veces se  sumergía en el río cercano a su cabaña, porque disfrutaba  el contacto con la natur…