Ir al contenido principal

EL SECRETO DE AMAÁ







Me llamo Gemma Minguillón y soy barcelonesa. Comencé a escribir a los trece años, edad en la que empecé a aficionarme realmente a la lectura con los clásicos alemanes. La fiebre por leer clásicos y menos clásicos me llevó a querer escribir mi propio libro, con resultados desastrosos, pero fue una primera toma de contacto con mi fantasía, un folio y un bolígrafo. No paré desde entonces de redactar y escribir cuentos, y a los dieciocho me ofrecieron colaborar como guionista en un programa de radio.

La primera vez que me puse a escribir en serio fue hace unos diez años. Escribí una trilogía titulada “T’estimaré fins que em mori” (Te amaré hasta que me muera).

Pero lo que realmente me gustaba leer era literatura de misterio, de modo que terminé por animarme y creé mi propio detective, Baldo Sanmartín (el detective del Vallés Oriental), que protagonizó dos casos que compartí en mi blog literario: La dama blanca y Corazón de reina. A raíz de ello, la compañía de teatro “Els arreplegats” (los “arrejuntados”) de Bigues y Riells me pidió si podía escribirles una obra de misterio con este detective como protagonista. Escribí “La casa de l’àncora” (La casa del ancla) que se estrenó en Sant Feliu de Codines en Septiembre de 2014, con una asistencia de más de... ¡doscientas personas! Se volvió a representar en Bigues i Riells. Empecé por esa misma época a escribir mi primer thriller, “El secreto de Amaa”, que ahora se publica con LxL Editorial. 






Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Qué maravilloso es el cine! CASABLANCA/Miguel Pina

"El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos"

Ilsa: - Lo dices porque quieres que me vaya.
Rick: - Lo digo porque es la verdad. Los dos sabemos que tu lugar es con Víctor. Tú eres parte de su obra. Si no te vas con él, te pesará.
Ilsa: - ¿Y nosotros?
Rick: - Nosotros siempre tendremos París. No lo teníamos hasta que viniste a Casablanca. Anoche lo recuperamos.
Ilsa: - Y yo dije que nunca te dejaría.
Rick: - Nunca me dejarás. También tengo obras que realizar. No puedes ser parte de lo que yo debo hacer.

Este es un solo ejemplo, de los maravillosos diálogos de esta obra maestra del cine clásico. Amor, desamor, historia y belleza en el cine.

Rick Blaine es el propietario de un exitoso café-club en la ciudad marroquí de Casablanca. En el contexto de la segunda guerra mundial, la ciudad se ha convertido en un refugio para las personas que huyen de los estragos del nazismo. Hasta allí se desplaza Ilsa, un antiguo amor de Rick. Llega junto a su marido Víctor, huyendo también de…

DESIRÉE/Lola O. Rubio

Este fin de semana con amigos aún dejó sus huellas, las despedidas de soltero y sus excesos suelen pasar factura el día después. Despierto con un fuerte dolor de cabeza y borrosos recuerdos.  Me miro en el espejo del cuarto de baño y me sorprendo de mi aspecto: con barba de tres días, y con un hematoma en la sien derecha. No recuerdo nada, a mi lado duerme una mujer de cabellera negra, cubierta sólo por un culotte rojo.
Preparo café, un humeante café negro me reconfortará, o al menos, eso espero. La desconocida sale del cuarto, se acerca y la beso, sin mucho interés. Ni siquiera sé su nombre. Un aroma a lilas la envuelve. La sonrío y me pierdo en sus ojos verdes, en su cutis inmaculado. Es toda una belleza. La llamaré más tarde, ella me deja una tarjeta,  ya vestida y se despide con un ¿Nos volveremos a ver? Sacudo la cabeza con mirada embelesada. ¡Vaya mujer!

Voy sin rumbo. El ir y venir del gentío por las calles me causa malestar. Un mar urbano de gentes en un crisol de razas se entre…

¡QUÉ MARAVILLOSO ES EL CINE! GILDA/Miguel Pina

http://www.cineycriticasmarcianas.com
¿Te interesa saber lo mucho que te odio, Johnny? Te odio de tal manera que buscaría mi perdición para destruirte conmigo. -Gilda.

Una parte muy importante de la historia del cine viene marcada por los grandes clásicos que conectaron con amplio sectores de la población. Gilda es uno de los casos más paradigmáticos en este aspecto y por muchas singularidades que concurrieron tras la presentación de la película. Sin duda, la cinta será recordada por la famosa interpretación de la canción 'Put the blame on mame' con la que Rita Hayworth alcanzó la universalidad y se convirtió en un mito erótico del siglo XX. Nunca un "no striptease" de una estrella de Hollywood dió tanto que hablar y es que de hecho la actriz solo se desprende de los guantes durante la escena. En todo caso, la cinta es mucho más que esto, encontrándonos ante una gran historia de amor romántico, impregnada de la mejor esencia del cine noir. Cine para el recuerdo que m…