AMARGO CAFE/Miry Calabrese


Llovía, las hojas del otoño se acurrucaban en las esquinas, un viento frío jugaba enredando su cabello. El aroma a café la obligó. Apenas sentarse los vio. Ajenos al mundo, él la abrazaba y besaba, ella lo dejaba hacer. Unas gotas resbalaron por su rostro y se fundieron con lágrimas de impotencia. Los veía como quien ve una película. Apretó fuerte la taza, bebió el último sorbo y salió del lugar como si huyera de sí misma. Echó a correr bajo la lluvia, tal vez para que el invierno y la tristeza no pudieran atraparla.

                   https://deshojandoversos.blogspot.com.es/






    Sant-Celoni
BARCELONA- ESPAÑA