Ir al contenido principal

UN TIPO CON SUERTE/Marta Navarro




No soy un cleptómano, ¡qué ocurrencia!, y me ofende terriblemente que de mí hayan llegado a imaginar tal cosa. Simplemente soy un tipo con suerte. Un coleccionista, si precisan catalogarme de algún modo. Un coleccionista de extravíos ajenos. Sí, me gusta esa expresión y pronto verán como a la perfección me define.

 Aunque no lo crean, cada día, en cada esquina, los más insospechados hallazgos salen a mi paso. Esta ciudad está repleta de tesoros. Al parecer, sin embargo, poca gente los detecta y no entiendo por qué ni cómo es posible que a todo el mundo pasen tan inadvertidos, que nadie se percate de la existencia de semejantes maravillas cuando a mí, a cada instante, me asaltan por sorpresa. Sólo es cuestión de andar alerta y con los ojos bien abiertos para no perder la oportunidad. Nunca se sabe lo que uno habrá de precisar en estos tiempos inciertos. Ya ven, hoy ha sido este magnífico libro que con veneración sostengo entre mis manos, algo malherido y deshojado, cierto es, pero regalo inesperado de los dioses para el lector impenitente y obsesivo que, pese a todo, aún habita en mí. Hace unos días ese colchón tan acogedor y blandito con el que casi tropiezan al entrar, todo está manga por hombro, bien lo sé y ya me disculparán ustedes pero no esperaba visitas a estas horas, ni a éstas ni a ninguna en realidad −cierta belleza existe, sin embargo, entre las ruinas de este caos ¿no creen? a mí al menos así me lo parece, cierta armonía diría− Incluso, escondida por algún rincón, me acompaña una encantadora y traviesa familia de ratoncitos que hace algunas noches encontré a punto ya de desfallecer de frío −inmisericorde invierno este que vivimos− y que desde entonces entretiene mi soledad. Nunca imaginarían lo simpáticos y divertidos que pueden llegar a ser estos animalillos, aunque algo tímidos y asustadizos también, no lo niego.

Por cierto, mi nombre es Ernesto, se lo dije hace un momento ¿recuerdan? −ER-NES-TO− y que yo sepa no padezco síndrome alguno así que dejen ya de llamarme Diógenes, háganme el favor.


MARTA NAVARRO
Valencia - España

Entradas populares de este blog

¡Qué maravilloso es el cine! CASABLANCA/Miguel Pina

"El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos"

Ilsa: - Lo dices porque quieres que me vaya.
Rick: - Lo digo porque es la verdad. Los dos sabemos que tu lugar es con Víctor. Tú eres parte de su obra. Si no te vas con él, te pesará.
Ilsa: - ¿Y nosotros?
Rick: - Nosotros siempre tendremos París. No lo teníamos hasta que viniste a Casablanca. Anoche lo recuperamos.
Ilsa: - Y yo dije que nunca te dejaría.
Rick: - Nunca me dejarás. También tengo obras que realizar. No puedes ser parte de lo que yo debo hacer.

Este es un solo ejemplo, de los maravillosos diálogos de esta obra maestra del cine clásico. Amor, desamor, historia y belleza en el cine.

Rick Blaine es el propietario de un exitoso café-club en la ciudad marroquí de Casablanca. En el contexto de la segunda guerra mundial, la ciudad se ha convertido en un refugio para las personas que huyen de los estragos del nazismo. Hasta allí se desplaza Ilsa, un antiguo amor de Rick. Llega junto a su marido Víctor, huyendo también de…

DUAL/ Lola O. Rubio

Es el instante, siempre el instante fugaz e irrecuperable como un ave migratoria. Siento que me pierdo en esta marea azul. Me pierdo y me encuentro. A veces me siento como si fuera dos. Me desdoblo, soy dos, siendo una. El ying y el yang. Las dos caras de la luna. Es mi sentir con las letras desfasadas en un derroche de verborrea falaz.

El azar me trajo a leer tus letras, a sentir como tú sientes, identificarme al cien por cien contigo. Tú no sabes que nos parecemos en todo, que somos las dos caras de la misma moneda. Nacimos el mismo día, el mismo año, en diferente país. No lo imaginas, no, no podrías adivinarlo, pero llevo un bagaje a mis espaldas, he vivido lo que viviste, he sentido lo que sentiste. Este soliloquio es  desnudar mi alma quebrada, rota, de boca en boca en los mentideros de las viejas que hablan sin ton ni son. En las esquinas, ellas parlotean, hablan, deshojan la margarita ¡Qué se yo!

Me gustaría retroceder en el tiempo, recuperar ese tiempo perdido. Necesito como …

ENTREVISTA A ÓSCAR LAMELA MÉNDEZ por LOLA O. RUBIO

Óscar Lamela Méndez es un gaditano de 40 años afincado en Madrid desde hace diecisiete años.


Tiene tres novelas en el mercado: LLAMADA DE SANGRE con Espasa Calpe en formato digital con la que ganó el concurso Tagus Live de 2014 y LOS PASOS DEL FIN editada con Diversidad Literaria. Además, ha colaborado en varias antologías literarias como “Todos contra una” editada también por Diversidad Literaria para apoyar la lucha contra el cáncer de la Fundación Cris Cáncer y otras en colaboraciones en plena fermentación literaria.





Con la segunda novela en la editorial Diversidad Literaria “Los pasos del fin”  EL ASESINO ESTÁ SERVIDO, Disponible en Amazon.