Ir al contenido principal

A LOLA /Alexis Mena


El viento del norte trajo consigo la pesadumbre en todos los ánimos. Las calles estaban desiertas, los locales comerciales vacíos, y la plazoleta se teñía con el cetrino gorjeo de las palomas, todas ellas prestas a marcharse en cualquier momento; dejando de lado al encuentro de las mieses secas, sus picos y las manos que las van depositando. Yo caminaba sin rumbo fijo con mi ánimo, también, apesadumbrado. Noté como el divagar de las hojas junto al sonido que provoca el sisear constante de la ventisca, formaban una especie de voz embelesadora, distinta a la profundidad de los colores que junta la primavera cuando la miras; un embeleco propio de los encuentros casuales donde la excitación como la dicha, forman un pasaje etéreo a las ensoñaciones y los misterios. Esa voz causal, esa voz dictaminada por el estado de ánimo general y la poca probidad que en ese momento la naturaleza tendía sobre las almas, me condujo en un estado de obediencia inmoral, ajeno a lo que necesitaba pero sucinto a un impulso por despertar algo diferente, quizás una festividad interna donde no se necesitan motivos para seguir a una exigua corazonada.

-La esquina, ve a la esquina-, el sisear del viento me guiaba. Y como si fuese capaz de encontrar con mis propios medios la ruta que aún no veía, proseguí mis pasos recogiendo tras ellos cada razonamiento sobre el deber y el poder que en cada acción me dejaba. Y fue así como di a las puertas de un mundo distinto. Un mundo plagado de ondas inciertas, bifurcadas y extensas, ilimitadas en ciertos casos, hasta los resquicios más profundos de las almas melancólicas que las aguardan.

Era un portal a la conexión no humana, la conexión de las voces y las ideas; de los cuerpos cargados de pura energía cuya vía de desarrollo son las emociones puras y la constante palabra.

-¡Estoy, he llegado!, y, ¿quiénes son estas bellas damas?-
Y todas al unísono me respondieron: -Somos a quienes representas en tus sueños, figuras ciertas para cada una, pero inciertas si las catalogas con tu mirada-.
Y si bien las cuatro eran distintas, eran a la vez, idénticas si las mirabas. Tenía que cerrar los ojos y escucharlas para darme cuenta de aquella diferencia. Fue de esta forma como conocí a Lola.

Lola naufragaba en un mar disuelto entre la tímida poesía y la estertórea dedicación a una pincelada; era su mirada un constante oleaje entre souvenirs de épocas pasadas, un reencuentro a lo que viviste en alguna época; una causalidad intrínseca que te provoca entenderte y entenderla. Sí, sus ojos, órganos visuales, fuentes de cualquier principio de interacción para que dos almas se conozcan, me produjo la primera impresión sobre ella. Era cierto que no debía mirarla para conocerla, pero, ¿no existe mejor forma de hacerte a la verdad, que cayendo en los errores y sucumbiendo a los delirios sobre las imágines superfluas? Su trato fue cálido conmigo, idéntico al de las otras tres mujeres que estaban en aquel sitio. Su voz ondulante y un tanto cauta, quiso expresar más allá de lo que su organismo abarcaba, por eso, creo, que atropelló ciertas palabras no tanto por nerviosismo, sino por no encontrar un cause más fiel a lo que realmente salía y no se emanaba. Sin embargo, para el buen entendedor pocas son las palabras, y con la sola corta locución que hizo, entendí lo extenso y grato que en ella radiaba.

En aquel lugar la tramontana no causaba su efecto. Las ideas gozaban de autonomía a la experiencia, eran espontáneas y límpidas, cargadas de la vitalidad que afuera era tan desconocida. La sonrisa me duró lo que me duró la experiencia. Tras despedirme y cruzar esa puerta, las ondas se doblegaron a la densa pesadumbre. Fumé un cigarro y así mi abrigo, caminé sin rumbo cavilando sobre cuantas horas pueden alejarte de tu verdadera esencia.

Alexis Mena

Quito - Ecuador

Comentarios

  1. Gracias, Alexis por este relato dedicado, tan personal. Tu conocimiento del lenguaje, se pone de manifiesto, unido a tu forma de escribir. Eres gran autor, que por supuesto estará siempre invitado en éste pequeño espacio. Un abrazo que atraviesa un océano de letras.

    ResponderEliminar
  2. Lola, puedes estar contenta, menudo texto tan poético te han dedicado. Alexis, enhorabuena, me has ganado con tu prosa. Un abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva, empecé en 2.004 en diversas webs literarias, he leído más que he escrito. Muchos amigos reales y virtuales, en el día de mi cumpleaños me han dedicado relatos por el día de mi cumpleaños. Gracias por leer y comentar. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Un texto realmente precioso, para disfrutar con más de un sentido y con la imaginación a flor de piel. Qué placer es dejarse guiar por las palabras a veces...

    Enhorabuena al autor y a su musa, ambos imprescindibles para que el texto haya visto la luz :))

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Julia C., Es de los primeros textos del blog. Mi compañero de radio, realizó un relato maravilloso. Un gran abrazo, y Feliz Navidad.

      Eliminar

Publicar un comentario

Si eres tan amable, deja tu comentario.

Entradas populares de este blog

¡Qué maravilloso es el cine! CASABLANCA/Miguel Pina

"El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos"

Ilsa: - Lo dices porque quieres que me vaya.
Rick: - Lo digo porque es la verdad. Los dos sabemos que tu lugar es con Víctor. Tú eres parte de su obra. Si no te vas con él, te pesará.
Ilsa: - ¿Y nosotros?
Rick: - Nosotros siempre tendremos París. No lo teníamos hasta que viniste a Casablanca. Anoche lo recuperamos.
Ilsa: - Y yo dije que nunca te dejaría.
Rick: - Nunca me dejarás. También tengo obras que realizar. No puedes ser parte de lo que yo debo hacer.

Este es un solo ejemplo, de los maravillosos diálogos de esta obra maestra del cine clásico. Amor, desamor, historia y belleza en el cine.

Rick Blaine es el propietario de un exitoso café-club en la ciudad marroquí de Casablanca. En el contexto de la segunda guerra mundial, la ciudad se ha convertido en un refugio para las personas que huyen de los estragos del nazismo. Hasta allí se desplaza Ilsa, un antiguo amor de Rick. Llega junto a su marido Víctor, huyendo también de…

DESIRÉE/Lola O. Rubio

Este fin de semana con amigos aún dejó sus huellas, las despedidas de soltero y sus excesos suelen pasar factura el día después. Despierto con un fuerte dolor de cabeza y borrosos recuerdos.  Me miro en el espejo del cuarto de baño y me sorprendo de mi aspecto: con barba de tres días, y con un hematoma en la sien derecha. No recuerdo nada, a mi lado duerme una mujer de cabellera negra, cubierta sólo por un culotte rojo.
Preparo café, un humeante café negro me reconfortará, o al menos, eso espero. La desconocida sale del cuarto, se acerca y la beso, sin mucho interés. Ni siquiera sé su nombre. Un aroma a lilas la envuelve. La sonrío y me pierdo en sus ojos verdes, en su cutis inmaculado. Es toda una belleza. La llamaré más tarde, ella me deja una tarjeta,  ya vestida y se despide con un ¿Nos volveremos a ver? Sacudo la cabeza con mirada embelesada. ¡Vaya mujer!

Voy sin rumbo. El ir y venir del gentío por las calles me causa malestar. Un mar urbano de gentes en un crisol de razas se entre…

¡QUÉ MARAVILLOSO ES EL CINE! GILDA/Miguel Pina

http://www.cineycriticasmarcianas.com
¿Te interesa saber lo mucho que te odio, Johnny? Te odio de tal manera que buscaría mi perdición para destruirte conmigo. -Gilda.

Una parte muy importante de la historia del cine viene marcada por los grandes clásicos que conectaron con amplio sectores de la población. Gilda es uno de los casos más paradigmáticos en este aspecto y por muchas singularidades que concurrieron tras la presentación de la película. Sin duda, la cinta será recordada por la famosa interpretación de la canción 'Put the blame on mame' con la que Rita Hayworth alcanzó la universalidad y se convirtió en un mito erótico del siglo XX. Nunca un "no striptease" de una estrella de Hollywood dió tanto que hablar y es que de hecho la actriz solo se desprende de los guantes durante la escena. En todo caso, la cinta es mucho más que esto, encontrándonos ante una gran historia de amor romántico, impregnada de la mejor esencia del cine noir. Cine para el recuerdo que m…