Ir al contenido principal

LOS TEMPLARIOS/Felisa Gonstarki




Gabriel y Piero Catalano fueron hijos tardíos de mujeres de edad añosa.

Gabriel, quien cuido de su madre hasta entrado los ochenta de ella, sin casarse ni tener hijos y por supuesto, siendo muy culto, y arquitecto de su propio destino.
Gabriel y Piero tenían una cofradía de amigos inseparables.
Todos hacían terapia de vidas pasadas, pero a ellos, les atraía más que a todos.
Y decidieron ver quienes habían sido en sucesivas reencarnaciones.

Esas reverberaciones los instaban a buscar sus orígenes.

Así llegaron a la conclusión, que en sus vidas anteriores habían sido templarios.

Y según esa terapia de vidas pasadas, basada en cartas natales, regresiones hipnóticas, y asociaciones libres Gabriel y Piero habían peleado contra los vikingos y musulmanes en Tierra Santa y habían empuñado espadas contra sus enemigos asestándoles mortales estocadas.

Tales eran sus ensoñaciones que los convocaban en sus encuentros de cofradía, que compartían todos los jueves.

Así fue que determinaron ir juntos a Tierra Santa para verificar sus reencarnaciones sucesivas y como decir, ver si tenían un deja vu de aquellos pintorescos años de guerras de los caballeros de la orden de los templarios.

La Orden del Temple, cuyos miembros son conocidos como caballeros templarios, fue una de las más poderosas órdenes militares cristianas de la Edad Media.

El éxito de los templarios se vincula estrechamente a las Cruzadas.

La pérdida de Tierra Santa derivó en la desaparición de los apoyos a la orden.
Además, los rumores generados en torno a la secreta ceremonia de iniciación de los templarios crearon una gran desconfianza.

O sea que cuando Piero se subió a su caballo y empuño la espada a la salida de Jerusalén, Gabriel ni lento ni perezoso le asesto una estocada con su espada, porque Piero Catalano no había sido templario sino vikingo, eso fue determinado por una pitonisa que había consultado Gabriel durante su estadía en Jerusalén, un anticristo, por lo tanto, un hereje de la Santa Iglesia evangelizadora.

Los tuvieron que llevar al hospital zonal, donde les diagnosticaron a los dos un delirio paranoide, producido por la ingestión de estupefacientes.
Los medicaron, atenuaron sus síntomas, estuvieron en el hospital Hadassa hasta que se reconocieron reales y actuales, en el siglo XXI.
Luego de lo cual los depositaron en un avión, volviendo a su país de origen, Argentina.

Gabriel y Piero desembarcaron en el Aeropuerto de Ezeiza, Ministro Pistarini, donde los estaba esperando la madre de Gabriel, longeva ella que al verlo logro levantarse de su silla de ruedas y abrazarlo hasta sollozar de alegría.
Lo que le infundio energías, como para vivir otros diez años más.



http://lacuenterafely.blogspot.com.es



Felisa Gonstarki


ARGENTINA

Entradas populares de este blog

¡Qué maravilloso es el cine! CASABLANCA/Miguel Pina

"El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos"

Ilsa: - Lo dices porque quieres que me vaya.
Rick: - Lo digo porque es la verdad. Los dos sabemos que tu lugar es con Víctor. Tú eres parte de su obra. Si no te vas con él, te pesará.
Ilsa: - ¿Y nosotros?
Rick: - Nosotros siempre tendremos París. No lo teníamos hasta que viniste a Casablanca. Anoche lo recuperamos.
Ilsa: - Y yo dije que nunca te dejaría.
Rick: - Nunca me dejarás. También tengo obras que realizar. No puedes ser parte de lo que yo debo hacer.

Este es un solo ejemplo, de los maravillosos diálogos de esta obra maestra del cine clásico. Amor, desamor, historia y belleza en el cine.

Rick Blaine es el propietario de un exitoso café-club en la ciudad marroquí de Casablanca. En el contexto de la segunda guerra mundial, la ciudad se ha convertido en un refugio para las personas que huyen de los estragos del nazismo. Hasta allí se desplaza Ilsa, un antiguo amor de Rick. Llega junto a su marido Víctor, huyendo también de…

DUAL/ Lola O. Rubio

Es el instante, siempre el instante fugaz e irrecuperable como un ave migratoria. Siento que me pierdo en esta marea azul. Me pierdo y me encuentro. A veces me siento como si fuera dos. Me desdoblo, soy dos, siendo una. El ying y el yang. Las dos caras de la luna. Es mi sentir con las letras desfasadas en un derroche de verborrea falaz.

El azar me trajo a leer tus letras, a sentir como tú sientes, identificarme al cien por cien contigo. Tú no sabes que nos parecemos en todo, que somos las dos caras de la misma moneda. Nacimos el mismo día, el mismo año, en diferente país. No lo imaginas, no, no podrías adivinarlo, pero llevo un bagaje a mis espaldas, he vivido lo que viviste, he sentido lo que sentiste. Este soliloquio es  desnudar mi alma quebrada, rota, de boca en boca en los mentideros de las viejas que hablan sin ton ni son. En las esquinas, ellas parlotean, hablan, deshojan la margarita ¡Qué se yo!

Me gustaría retroceder en el tiempo, recuperar ese tiempo perdido. Necesito como …

DESIRÉE/Lola O. Rubio

Este fin de semana con amigos aún dejó sus huellas, las despedidas de soltero y sus excesos suelen pasar factura el día después. Despierto con un fuerte dolor de cabeza y borrosos recuerdos.  Me miro en el espejo del cuarto de baño y me sorprendo de mi aspecto: con barba de tres días, y con un hematoma en la sien derecha. No recuerdo nada, a mi lado duerme una mujer de cabellera negra, cubierta sólo por un culotte rojo.
Preparo café, un humeante café negro me reconfortará, o al menos, eso espero. La desconocida sale del cuarto, se acerca y la beso, sin mucho interés. Ni siquiera sé su nombre. Un aroma a lilas la envuelve. La sonrío y me pierdo en sus ojos verdes, en su cutis inmaculado. Es toda una belleza. La llamaré más tarde, ella me deja una tarjeta,  ya vestida y se despide con un ¿Nos volveremos a ver? Sacudo la cabeza con mirada embelesada. ¡Vaya mujer!

Voy sin rumbo. El ir y venir del gentío por las calles me causa malestar. Un mar urbano de gentes en un crisol de razas se entre…