Ir al contenido principal

HABLAME EN FRANCÉS/ José Fdez del Vallado "Josef"

José Fernández del Vallado Gª Agulló. Madrid. 23/09/1962 es licenciado en la Escuela de Cerámica de Madrid. Administrativo en Bansacar. Cursa la Carrera de Geografía e Historia en la U.N.E.D. Aprendizaje durante tres años en www. taller de escritura. com. Publica el cuento de título: “Tersifón,” se incluye en el libro de relatos anual del Taller: “Vino un Chino y nos Vendió un Mechero.” Autor, también, de las novelas inéditas: “Petite Terre” 1997 “De Retorno al Atlántico” 1998. y “El Valle y la Fortaleza” 2006, y el libro titulado: “El sueño de Vicente Bernabé,” con relatos entre los años 2004 y 2006.También de las novelas publicadas: “La Esposa del Faraón 2007”; “Amalia Adela y Yo”, 2008; Libro de Relatos: “Los Ojos Grises 2009”; “Siete llaves y el Templo 2010”; “Escuela de Artes y Claudia 2010”; Semifinalista en el IV y V Certámenes de Poesía y Relato GrupoBuho; Tercero en el concurso de Relatos Cortos de Viaje Moleskín 2008 y finalista en el 2011; Ganador del Certamen de microrelatos: El Poder de la Palabra del la web “elpaiseditorial.




Sucedió un sábado de un fin de semana cualquiera. Por aquella época trabajaba sin descanso en un negocio de... no importa qué...
Han pasado décadas, y no recuerdo con claridad bastantes detalles.

Era una madrugada oscura... No. En realidad se trataba del firmamento. Estaba impregnado de un matiz argentino que presagiaba, tal vez, la nevada inaugural de un invierno aún joven.

Conducía por una carretera estrecha, con el firme en mal estado, arriesgada; y sin embargo, algo anormal en el ambiente y que operaba en mí como si el indiscutible sentido de la vida se inhalara en el aire, me inducía a sentirme vivo y alerta...

Cruzaba el puente del embalse Valmayor, abrí la ventanilla y vi las estrellas titilar. Mientras, un aire gélido, de una pureza inverosímil, me refrescó las sienes y liberó del estrés.

Escapaba del centro de un Madrid turbulento y navideño, y me aproximaba a la sierra, y con ello —quizá sin saberlo— penetraba en lo que podría convertirse en el dictamen de una vida.

Recuerdo la llegada al pueblo. Mi entrada en el local donde sabía que iba a encontrar a un puñado de amigos, y de repente allí estaba ella, abrazada a mí animada y... borracha. Pese a todo, no desvariaba. Al contrario, parecía estar milagrosamente lúcida.

Lo que sucedió a continuación, es algo ¿fácil de explicar?

Siempre creí que charlamos durante horas y hoy sé que solo se trató de breves instantes. Pensé que ella me deseaba cuando me utilizó como frágil sostén en un momento en que dos hombres trascendentes en su vida, peleaban por ella.
En cuanto a mí: “Ni siquiera sabes lo que quieres.”
¿Fue aquello todo lo que dijo sobre mí mientras la amaba? Y antes, ¿qué sucedió para llegar donde lo hicimos?

Con asombro compruebo que mi mente es capaz de evocar en la claridad de las tinieblas.
Ella... allí: sencilla y preciosa. “De no ser por mi estatura, podría haber sido modelo” me confesó con un orgullo inseguro.

Abstraído asentí, y fui más lejos. A su lado, cualquier modelo de la jet set, no era más que una garza desplumada, con patas largas y angulosas como mondadientes.

Indagaba en aquellos ojos de transparencia verdeazulada, y con un pestañeo, trastornaban mi naturaleza. Encontrarme a solas frente a ella, a la vez que me llenaba de gozo me hacía sentir embarazo. Su voz clara como un cascabel; su físico, a primera vista intrascendente, y a segunda, brillante, dinámico y maravilloso, como la dictadura que su belleza impuso sobre mí. Sentía o creía sentir que la conocía de épocas antiguas y quizá remotas en el tiempo y espacio de una vida anterior que nunca tuvo lugar...

No quería que la madrugada se transformara en otro día; nunca lo deseé. ¿Perderla? Me resultaba insoportable. Con ella, la existencia como término asegurado no era posible; en cambio sí la eternidad. Y aquella “Eternidad” era cuanto anhelaba tener... a su lado.

“Háblame en francés. Me encanta tu francés.” Me decía. Y yo, excitado, me deshacía.
Farfullando en ese idioma romántico o absurdo, eludíamos el tiempo. Ella, se encontraba en la litera que estaba sobre mí, y pronunciaba frases impronunciables que nunca sabré repetir.

Una sábana cubría sus pechos. Hizo un movimiento y quedaron al descubierto.

No supe reaccionar o quizá no tuve fuerzas, y menos, voluntad. Permanecí allí, contemplando aquellos pezones de color caramelizado, el rictus torcido de admiración. Era chocante. Había imaginado unos pechos claros, con pezones níveos como la nevada que ahora debía cuajar ahí afuera, y de repente aquellas esponjosas frambuesas, colmaban mi universo de un oscuro albor.

Dejar en la estacada a mis mejores amigos para ir tras ella no supuso el menor problema. Nadie parecía saber quién era, o tal vez todos la conocían. Sin embargo, en ese instante, aquel par de singularidades, cuyo marrón oscuro y determinante se revelaba ante mí, me arrastró hacia el abismo.

Alargué una mano y con dedos tímidos, palpé. Se ciñó a mí. La tomé entre mis brazos. Nos besamos y ella pronunciaba palabras impronunciables...

Volví sobre mí y eran las cinco de la madrugada. El tiempo corría de nuevo, y se consumía tan rápido. 

Hicimos el amor y lo tuve, si cabe, más claro. Jamás permitiría que fuera de nadie.

En la nevera descubrí la botella de champagne: Brut Cero. No tengo idea sobre quién la puso allí. Pero no tenía dudas, aquello era real y estaba ocurriendo. La descorché. Llené las copas, pique y vertí los somníferos de los que solía utilizar para aliviar mi insomnio social. Removí con afán, las dejé sobre el mostrador de la cocina y apremiado por la urgencia, me encerré en el cuarto de baño.

Cuando volví, me detuve confuso. Era posible no recordar en cual... ¿La izquierda? ¡Obvio! Los posos eran visibles en el fondo.

Volví a remover y tarareando el “Japi crismas tu yu” de John Lennon, regresé a la habitación.
Brindamos y las apuramos de un trago.
Apagué la luz e hicimos el amor entre fuegos de artificio y una nevada que nunca vi pero presentí cuajando en mi interior.
Caímos rendidos.

A la mañana siguiente, sobre las once y media, desperté. Estaba radiante. Era veinticinco de diciembre.
Me di la vuelta y nada más ver la beatitud de su admirable rostro, sorprendido por el bofetón de una evocación escalofriante, me derrumbé al lado de la cama y entonces sucedió. Un remordimiento violento traspasó mi corazón y me di cuenta de la monstruosa realidad: continuaba dulcemente dormida ¡para siempre...! 

Angustiado me puse a balbucir frases sin sentido. Le propinaba cachetes en la cara. Todo fue en vano. Comencé a gemir y entonces sus ojos se abrieron, me contempló con sorpresa y una sonrisa de apariencia tórrida como la superficie de mil soles, se perfiló en su semblante de niña, y me hizo derretirme en una absurda placidez.

Estaba tendido junto a ella.
Me dijo:
“¡Despierta vago! ¡Es muy tarde!”
No entendí su guasa. Aún así, sonreí y feliz, contesté.
“Sin bromitas, cariño...”


Ella, gozosa, sostuvo mi cara en sus manos. Las retiró y electrizada, abrió la boca. Un alarido desgarrado atravesó mis tímpanos aturdiéndome.
 Asustado, me levanté.

Mi cuerpo siguió allí, inerte, en su lugar...








                Era Navidad. La Navidad del año




José Fernández del Vallado.  Dic. 2015 

Comentarios

  1. Enhorabuena por tu relato José Fdez del Vallado "Josef"!

    ResponderEliminar
  2. Este relato me ha dejado por momentos si aire ya que como todos tenemos experiencias a veces mala y a veces buena pero lo que siempre sigue es el instinto de actuar

    ResponderEliminar
  3. Es un relato enigmático a interpretar por el lector con su inesperado final. Da escalosfrios y a su nos imanta y magnetiza!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si eres tan amable, deja tu comentario.

Entradas populares de este blog

¡Qué maravilloso es el cine! CASABLANCA/Miguel Pina

"El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos"

Ilsa: - Lo dices porque quieres que me vaya.
Rick: - Lo digo porque es la verdad. Los dos sabemos que tu lugar es con Víctor. Tú eres parte de su obra. Si no te vas con él, te pesará.
Ilsa: - ¿Y nosotros?
Rick: - Nosotros siempre tendremos París. No lo teníamos hasta que viniste a Casablanca. Anoche lo recuperamos.
Ilsa: - Y yo dije que nunca te dejaría.
Rick: - Nunca me dejarás. También tengo obras que realizar. No puedes ser parte de lo que yo debo hacer.

Este es un solo ejemplo, de los maravillosos diálogos de esta obra maestra del cine clásico. Amor, desamor, historia y belleza en el cine.

Rick Blaine es el propietario de un exitoso café-club en la ciudad marroquí de Casablanca. En el contexto de la segunda guerra mundial, la ciudad se ha convertido en un refugio para las personas que huyen de los estragos del nazismo. Hasta allí se desplaza Ilsa, un antiguo amor de Rick. Llega junto a su marido Víctor, huyendo también de…

DESIRÉE/Lola O. Rubio

Este fin de semana con amigos aún dejó sus huellas, las despedidas de soltero y sus excesos suelen pasar factura el día después. Despierto con un fuerte dolor de cabeza y borrosos recuerdos.  Me miro en el espejo del cuarto de baño y me sorprendo de mi aspecto: con barba de tres días, y con un hematoma en la sien derecha. No recuerdo nada, a mi lado duerme una mujer de cabellera negra, cubierta sólo por un culotte rojo.
Preparo café, un humeante café negro me reconfortará, o al menos, eso espero. La desconocida sale del cuarto, se acerca y la beso, sin mucho interés. Ni siquiera sé su nombre. Un aroma a lilas la envuelve. La sonrío y me pierdo en sus ojos verdes, en su cutis inmaculado. Es toda una belleza. La llamaré más tarde, ella me deja una tarjeta,  ya vestida y se despide con un ¿Nos volveremos a ver? Sacudo la cabeza con mirada embelesada. ¡Vaya mujer!

Voy sin rumbo. El ir y venir del gentío por las calles me causa malestar. Un mar urbano de gentes en un crisol de razas se entre…

¡QUÉ MARAVILLOSO ES EL CINE! GILDA/Miguel Pina

http://www.cineycriticasmarcianas.com
¿Te interesa saber lo mucho que te odio, Johnny? Te odio de tal manera que buscaría mi perdición para destruirte conmigo. -Gilda.

Una parte muy importante de la historia del cine viene marcada por los grandes clásicos que conectaron con amplio sectores de la población. Gilda es uno de los casos más paradigmáticos en este aspecto y por muchas singularidades que concurrieron tras la presentación de la película. Sin duda, la cinta será recordada por la famosa interpretación de la canción 'Put the blame on mame' con la que Rita Hayworth alcanzó la universalidad y se convirtió en un mito erótico del siglo XX. Nunca un "no striptease" de una estrella de Hollywood dió tanto que hablar y es que de hecho la actriz solo se desprende de los guantes durante la escena. En todo caso, la cinta es mucho más que esto, encontrándonos ante una gran historia de amor romántico, impregnada de la mejor esencia del cine noir. Cine para el recuerdo que m…