¡Qué maravilloso es el cine! CASABLANCA/Miguel Pina



"El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos"

Ilsa: - Lo dices porque quieres que me vaya.
Rick: - Lo digo porque es la verdad. Los dos sabemos que tu lugar es con Víctor. Tú eres parte de su obra. Si no te vas con él, te pesará.
Ilsa: - ¿Y nosotros?
Rick: - Nosotros siempre tendremos París. No lo teníamos hasta que viniste a Casablanca. Anoche lo recuperamos.
Ilsa: - Y yo dije que nunca te dejaría.
Rick: - Nunca me dejarás. También tengo obras que realizar. No puedes ser parte de lo que yo debo hacer.

Este es un solo ejemplo, de los maravillosos diálogos de esta obra maestra del cine clásico. Amor, desamor, historia y belleza en el cine.

Rick Blaine es el propietario de un exitoso café-club en la ciudad marroquí de Casablanca. En el contexto de la segunda guerra mundial, la ciudad se ha convertido en un refugio para las personas que huyen de los estragos del nazismo. Hasta allí se desplaza Ilsa, un antiguo amor de Rick. Llega junto a su marido Víctor, huyendo también de la persecución a la que estaba sometido este. Los recuerdos y la llama de un amor aún no apagadas, removerán su difícil situación.

La película está basada en una obra teatral titulada "Everybody comes to Rick's" (Todos vienen al café de Rick), de Joan Alison y Murray Burnett, encargándose  de la dirección el aclamado Michael Curtiz de origen húngaro y con una prolífica carrera, que alcanzó a superar los 150 filmes, ninguno llegó a alcanzar la universalidad de 'Casablanca', pero sin ninguna duda dejo en su obra, otras grandes historias: 'El capitán Blood', 'Dodge City', 'Alma en suplicio' o 'Sinuhé el egipcio' son solo algunos ejemplos de su extensa filmografía.





Esta historia mil veces reseñada, vuelve a cobrar actualidad una vez más, a colación con la crisis de los refugiados y los flujos migratorias que se vienen produciendo en los últimos años, especialmente en Europa. A la ya tradicional salida de dichos flujos provenientes de África hacia el viejo continente, habría que sumar ahora la salida desesperada de decenas de miles de personas, huyendo de la guerra en Siria y de la insostenible violencia que sigue arrastrando Irak.

Es en este contexto, es donde me atrevo a dar mi punto de vista de esta joya del cine, considerada por muchos como una de las mejores películas de todos los tiempos. No obstante, aunque casi siempre se recuerde 'Casablanca' por ser una gran historia de amor/desamor, su vinculo con los exiliados de Europa hacia esta ciudad y sus paralelismos con la huida de miles de refugiados de guerra, entroncan en cierta manera con la situación actual. Por desgracia, el ser humano esta condenado a repetir la historia. Refugiados y guerras van unidos de la mano, el cine es testigo durante el pasado siglo XX de la barbarie criminal del ser humano, que evidentemente no solo afecto a Europa.

En la película, la ciudad de Casablanca era el puente para llegar a Lisboa y desde allí partir hacia el continente americano para buscar una vida mejor. Pero la salida era poco menos que imposible, solo algunos afortunados y con altos contactos con los funcionarios destacados de la administración francesa, eran los que conseguían el famoso salvoconducto, que recurrentemente aparece en la cinta. Lo cierto es que es sin ninguna duda, lo que aporta fuerza y belleza a la historia es su romance, pero no conviene olvidar el contexto en el cual esta desarrollada la acción. Otro dato adicional de interés, es que la cinta no se rodó en la ciudad original, sino que se filmó en los estudios de Warner Bros en la costa oeste de Estados Unidos, los exteriores también fueron rodados en los estados de Arizona y California.



La película es ante todo belleza; sus diálogos y frases son un verdadero catálogo de antología poética, todo es abrumador, todo inteligencia, un todo envuelto en un regalo de una historia que fue de amor y desembocó en un desamor quizás desgarrador. La identificación con un amor imposible es lo que da universalidad a la historia, aquello que pudo ser y no fue, o aquello que fue y ya no puede ser. Todos somos un poco Rick, todas son un poco Ilsa y los que no, tal vez se sentirán identificados con el lado mordaz del inspector encargado de la prefectura francesa (Claude Rains), un personaje absolutamente inolvidable.

Ilsa y Rick, Ingrid Bergman y Humphrey Bogart, dos leyendas del cine juntos para una misma historia. Estrellas de cine con mayúsculas, cada uno con sus matices, pero sin ninguna duda ambas carreras son dos ejemplos del porqué, los actores y actrices pasaron a obtener un reconocimiento a nivel mundial. Pero independientemente del prestigio bien merecido, lo que ellos consiguen en la película, es que todos en algún momento soñemos con atravesar la pantalla y unirnos a la historia. El sueño del cine hecho realidad, eso es 'Casablanca' ni más ni menos.

Un sueño que tuve la oportunidad de visionar en una pantalla de cine, cuando aún era un niño. Sería aproximadamente a principios de la década de los 90. Por aquel entonces, en Madrid, aún quedaba alguna sala de cine en la que se volvían a proyectar algunos clásicos. Para mi, fueron unas sensaciones parecidas, a las que sentía el niño de 'Cinema Paradiso', quizás ahí empezó a convertirse mi afición por el cine en una pasión. Es una pena que estás salas de cine, hoy en día, estén prácticamente desaparecidas de muchas ciudades; en la ciudad de Madrid si nos queda aún una auténtica joya, es la Filmoteca Nacional y sigue proyectando todo tipo de clásicos y no tan clásicos de las distintas cinematografías mundiales, a unos precios totalmente asequibles. Espero y deseo, que el Ministerio de Cultura, en vez de impulsar una fiscalidad desproporcionada al cine en España, se dedique a preservar esta joya, que es un patrimonio cultural indispensable. En la actualidad la función de las filmotecas en las diversas ciudades de nuestro planeta, debería ser un bien protegido, quizás la única manera de poder ver en la gran pantalla joyas como 'Casablanca'.

'Casablanca' obtuvo el Oscar de la Academia de Hollywood como mejor película en el año 1943, también obtuvo dos Oscar más, al mejor director y al mejor guión adaptado. En 1989 la película fue seleccionada para ser conservada en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos por "ser cultural, histórica o estéticamente significativa". El American Film Institute la considera la tercera mejor película de todos los tiempos. También la cinta tiene sus detractores, en la época de su estreno la revista 'The New Yorker' la calificó como "apenas tolerable" y en la actualidad el escritor italiano Umberto Eco se refirió a ella, como una suma de arquetipos que la hacían mediocre en su sustancia. Esto prueba que la unanimidad en el cine es una quimera y así debe seguir siendo. En mi humilde opinión 'Casablanca' es una obra maestra absoluta.

Música y cine: Max Steiner fue el encargado de la brillante banda sonora de la producción, pero sin ninguna duda lo que ha pasado a la historia es la famosa frase de: "tócala otra vez Sam" (Play it again, Sam) que por cierto nunca se pronuncio en la película, la frase textual fue "tócala" de Bogart o "tócala una vez" de Ingrid Bergman. El personaje de Sam, es interpretado por Dooley Wilson que fue un cantante y actor estadounidense que alcanzó la fama universal por interpretar la que fue la canción de Rick y Ilsa. Probablemente una de las canciones mas recordadas de la historia del cine. Sam era el pianista del café y amigo personal de Rick, así que una vez más le pediremos un último favor antes de cerrar esta reseña.




http://www.cineycriticasmarcianas.com


MIGUEL PINA - Crítico Cine
MADRID

Comentarios

  1. Muchas gracias a Tertulia de Escritores por incluir contenidos cinematográficos en su espacio literario y en este caso mi visión actualizada del clásico entre los clásicos. Saludos para todos los participantes, escritores y su administradora Lola O. Rubio.

    ResponderEliminar
  2. Magnífica reseña. Bellísima declaración de amor al cine clásico y a la pasión por contar historias. Muy acertada también la conexión con el tema de los refugiados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marta por tu buena valoración. En cierta manera y como sobre Casablanca se han escrito cientos de reseñas, quise añadir el tema de los refugiados o la acotación a las filmotecas, para de alguna manera darle algún tipo de valor añadido a esta joya del cine clásico. Un gran saludo.

      Eliminar
  3. Muy buena reseña que nos hace Miguel pina , bien vale un buen relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María del Carmen. Un abrazo y encantado con tus palabras.

      Eliminar
  4. Es absolutamente comprensible que este blog haya puesto sus ojos sobre el texto que hoy nos trae Miguel Pina porque, más allá de la reseña cinematrográfica realizada siempre con su mirada experta, acierta de forma sutíl y bella a mostrar una realidad histórica y una crítica de la situación mundial actual.
    Muchas gracias, Miguel, por "Casablanca" y muchas gracias a los coordinadores de este blog por reflejar esta reseña del excelente crítico cinematográfico Miguel Pina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Macarena por dejar tu huella en lo que sin duda es el clásico entre los clásicos o al menos uno de los más importantes en la historia del cine. Y gracias por tus benévolas palabras hacia mi mirada cinematográfica y ante un reto tan complicado como es escribir sobre Casablanca. Un gran abrazo.

      Eliminar
  5. Qué preciosa reseña de una preciosa película!! La habré visto mil veces y no me canso. Nunca he visto una historia sobre un triángulo amoroso que me guste más. Quizas el éxito esté en el sentimiento frustrado de Rick, creo que nucha gente puede empatizar con él, porque desde el principio se nota que es el perdedor amoroso.
    Me ha gustado mucho que la relaciones con los refugiados, muy bien visto.
    No sabía que Umberto Eco la consideraba mediocre, bueno él tiene (o tenía) algunas obras muy buenas pero también alguna que otra mediocridad, así que tampoco debería haber juzgado tanto jajaj Es broma, al final no existe nada que le guste a todo el mundo, es imposible.
    Yo siempre he pensado que a Ilsa le convenía más Víctor que Rick, pero es por practicidad. A veces hay parejas prácticas y a veces parejas pasionales. La pasión está muy bien pero a la larga se vive de la estabilidad. No es que quiera chafar la fantasía y pasión de Casablanca, solo digo que tiene un final realista, y por eso me gusta tanto. Rick no podía ser y no fue.
    En conclusión, me acabo de encontrar con una preciosa reseña!! Un besote :))
    PD: Frase de La La Land: ¿quién es tu Bogart?? Y para mí está claro que su Bogart es él.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias de corazón María por tus palabras. Esta reseña ya fue publicada en mi blog y ahora ha sido cedida para este espacio literario. Vista hoy otra vez la reseña, quizás le hubiera dado otro enfoque más romántico que en definitiva es de lo que trata la historia. Pero bueno quise hacer algo distinto, porque de esta película se han escrito ya ríos de tinta. Y bueno, hay determinada gente que piensa como Umberto Eco y me sorprendió porque cuando la publiqué en su momento, la cinta dejó algunos comentarios en redes sociales parecidos al de este señor malo, ja,ja,ja. Respecto al final realista, duro y desconsolador para el espectador, me pareció igual de realista que ti y en cierta manera entronca con los finales de Los puentes de Madison o incluso con La La Land, a la cual cada vez la veo más lazos con Casablanca, como seguro te pasa a ti. Por cierto que a parte de lo que citas y en esa misma escena, Ryan Gosling y Emma Stone hablan del rodaje de Casablanca en los estudios Warner donde trabaja ella y también sale un póster de Ingrid Bergman creo recordar en la habitación de ella. Respecto a pasión o estabilidad, estaría bien una bonita conjugación de ambos términos, aunque no se si son contrapuestos, ja,ja,ja. El caso es que los finales duros, dan grandeza al cine. Y si, yo creo que su Bogart era él. Un beso María y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar

  7. "Casablanca", es una de las historias de amor más famosas del cine, aparte también es una película de política y de guerra. No tuve la suerte de visionarla en un cine, sino en televisión. No hay punto de comparación entre la pantalla grande y la "caja tonta".
    Leyendo tu excelente crítica, Miguel me gustaría verla ahora, desde otra perspectiva. El cine en Blanco y Negro tiene algo mágico, las grandes producciones que se rodaban. Es ahora, que han pasado setenta y cinco años de su estreno, cuando podemos comprobar el trasfondo de los refugiados que vemos en las noticias día sí, y día también. ( El Derecho de asilo es un derecho internacional de los derechos humanos, que puede disfrutar cualquier persona fuera de su país de origen en caso de persecución política. El artículo 14 de la Declaración Universal de Derechos Humanos reconoce este derecho básico.
    En "Tertulia de Escritores" siempre tendrás, si quieres tu espacio para compartir tus letras, demuestras gran calidad literaria, es más te animaría a que te aventuraras a escribir por tu cuenta, dado tus conocimientos amplios sobre cine, y sobre otras materias. Eres de los primeros que ha seguido este blog desde los inicios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente la grandeza del cine en general y de esta película en particular es haberla podido disfrutar en pantalla grande. Además es que me parece un error comercial, pues películas de este calibre u otras como Lo que el viento se llevo o Gilda llenarían los cines en cualquier reposición que tuvieran a bien hacer. Pero bueno siempre nos quedará París o las filmotecas. Es cierto, que ahora se ha cumplido su 75 aniversario y es un buen momento para recordarla. Por otra parte, el cine en blanco y negro sigue teniendo algo muy especial. De nuevo gracias Tertulia de Escritores por su iniciativa de crear este espacio variado y variopinto de autores, de que me siento honrado en participar. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Estoy de acuerdo contigo, Miguel, en que esta cinta de 'Casablanca', es una historia, de la que se han hecho miles de reseñas, pero sin embargo representa la idea genuina del cine, es decir, la representación suprema de una ilusión o de la mentira maravillosa. Otra característica a subrayar es que su guión se adapta a todos los tiempos, pues como tú dices estos flujos migratorios, que se están dando a partir de la crisis política y económica de muchos países destruidos por la guerra o el hambre, también son parte de ese guión, allí como resultado de la Segunda Guerra Mundial y actualmente con estos conflictos bélicos en Irak, Siria, Irán o África, por mencionar algunos. De modo que se puede decir que se trata de un clásico del cine, al ser atemporal.
    Efectivamente es una historia de amor/desamor unida a los exiliados que desde África llegan a 'Casablanca', para cumplir su sueño de atravesar Europa por Lisboa, rumbo al sueño americano.
    Subrayo la importancia de los diálogos y frases, como tú dices, dignas de una antología poética. La interpretación de estas dos grandes figuras del cine: Ingrid Bergman y Humphrey Bogart, verlos juntos es algo impresionante. Con respecto a la fotografía a base de sombras y planos, con influencia del expresionismo alemán, mantiene el convencionalismo de esa época, algo que se aprecia en los primeros planos de Ingrid Bergman, con filtros suaves, muy típicos de esos años en que se rodó.
    Su banda sonora también me fascina y te agradezco que menciones ese título polémico o que nunca se pronunció en este film, "tócala otra vez Sam", una canción memorable en la historia del cine, como tú muy bien nos explicas al final.

    Mil gracias, compañero y amigo, Miguel, por tu impecable trabajo como crítico cinematográfico.
    Un gran abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estrella, cierto es que el cine es la mentira más maravillosa del mundo y Casablanca es ante todo, una ilusión mágica en preciosos fotogramas en blanco y negro como dices tenues, velados que especialmente en el rostro de Ingrid Bergman quedan reflejados.

      Y bueno, como sobre Casablanca está todo escrito ya, pues opté por de alguna manera actualizarla con la crisis de refugiados que sigue siendo un drama a pesar que en las noticias ya no sea un tema de mucha actualidad. Esto nos daría para establecer otro debate entre periodismo y ética, pues se sustituyen las noticias cuando unas ya no venden.

      Por lo demás, poco más que añadir, pues en tu explicito y encantador comentario ya los ha dicho todo con tu buen saber y el amor que denotas por el cine y por las artes en general.

      Muy agradecido de corazón por tus palabras finales, te envío un gran y cálido abrazo.

      Eliminar
  9. Una maravilla de reseña para una película que siempre formará parte de la historia del cine. Unos actores fantásticos , una historia inolvidable y una música que siempre permanecerá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Amalia, la verdad es que es una película que no me canso de ver y al menos una vez al año suele caer en mis manos, bueno sobre mis ojos para volver a disfrutar de ella.
      La música y París siempre estarán ahí. Un beso.

      Eliminar
  10. Estupenda reseña, Miguel, me parece muy acertado que hayas hecho alusión al trasfondo político en el que se desarrolla la historia de una película más recordada por el triángulo amoroso. Creo que la escena de la Marsellesa es fundamental para entender de qué estamos hablando, y lo cierto es que también entiendo a quien la considere mediocre. Desde mi humilde opinión, Bogart no está a la altura de Ingrid, ella se lo come en cada plano que comparten... pero es indudable que se ha ganado a pulso el derecho a estar entre los largometrajes más encomiados de la historia del cine. Me ha encantado conocerte a través de Tertulia de Escritores, Miguel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Eva, viniendo tu halagador y benevolente comentario de una escritora de tu calidad, me siento genial. No es sencillo escribir sobre Casablanca y aportar algo novedoso, de ahí que intentara en su momento incidir en otras situaciones que no fueran las románticas. Esta reseña es antigua, hoy quizás al releerla le hubiera dado otro enfoque. Me ha llamado la atención lo que dices de Bogart, y es que precisamente entre los detractores del filme que me hicieron llegar su opinión en su momento, comentaban la falta de química entre él y Ingrid Bergman. En lo personal, solo puedo decir que la actuación u la presencia de ella en pantalla es de lo mejor y lo más bello que he visto en mi vida en el cine.
      Un gran abrazo, gracias de nuevo y encantado también de conocerte a través de Tertulia de Escritores.

      Eliminar
  11. Bueno, ¡Cine al cuadrado! Miguel Pina y Casablanca. De esta película siempre me maravillaron los diálogos, tan cercanos a los de los maestros del género negro como Hammett o Chandler. Al margen de otras consideraciones como las que Miguel ha expuesto considero esta película como una lección magistral para aprender el manejo del diálogo en narrativa. Un abrazo, Miguel!

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias David, estoy muy de acuerdo en que los diálogos de esta película son casi como citas literarias a cada instante. No sé si será porque la hemos visto tantas veces, pero muchas de sus frases se recuerdan con bastante facilidad. Sería un bonito regalo de Navidad que algún cine y para conmemorar su 75 aniversario la repusiera está fiestas. Sino siempre nos quedará París.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si eres tan amable, deja tu comentario.

Entradas populares de este blog

DUAL/ Lola O. Rubio

ENTREVISTA A ÓSCAR LAMELA MÉNDEZ por LOLA O. RUBIO

DESIRÉE/Lola O. Rubio

¡QUÉ MARAVILLOSO ES EL CINE! GILDA/Miguel Pina