Ir al contenido principal

CARTA DESDE EL FRENTE/Kirke


CARTA DESDE EL FRENTE


Peña Citores, 9 febrero de 1938

Querida Manuela:
Escribo estas líneas sin la certeza de que podrás leerlas, y en el caso de que lleguen a tus manos, cuando las leas, no sé dónde estaré.
Primero quiero que me perdones la tardanza en contestar a tu última misiva. Sabes las dificultades que supone enviar cartas desde el lugar en el que me encuentro. Llegar hasta esta posición en la montaña es complicado, mis camaradas del Batallón Alpino suben cada dos semanas a traernos suministros, y de paso el correo recibido en Cercedilla. Los escasos alimentos apenas llegan para reponer las fuerzas que el frío y la desesperación nos quitan y las cartas son un breve alivio a la soledad que estas cumbres nos regalan.

En las gélidas noches de guardia me refugio en el recuerdo de tus abrazos, en la visión de tu sonrisa y en el sonido de tu cálida y cantarina voz. Rememoro los días junto a ti paseando a la orilla del río que riega los campos labrados por tus padres. Si cierro los ojos puedo hasta oler tu pelo trigueño, sentir la caricia de tus manos y tu aliento sobre mi cuello. Si no fuera por tu recuerdo hace tiempo que me habría vuelto loco en esta guerra absurda.

Ayer el sargento Echenique me oyó cuestionar nuestros avances y fui reprendido, me dijo que minaba la moral de mis compañeros con mis opiniones derrotistas. Anteriormente, “Petronio” fue arrestado por decir en voz alta lo que todos pensamos: esta guerra la vamos a perder. Así que he decidido callar, pero a ti no quiero mentirte. Sé que te causo dolor con mis palabras, pero no quiero irme de este mundo con una mentira entre tú y yo. Cada día que pasa la situación es más delicada, las pocas noticias que nos llegan del frente en Madrid no son halagüeñas. Esta guerra la vamos a perder y muchos nos quedaremos en el camino.
Hace dos días los fascistas atacaron desde La Granja y nos cayó metralla a mansalva. Nuestra única ametralladora no fue capaz de repeler el ataque, nuestros deteriorados fusiles apenas tenían alcance y esos desgraciados se fueron de rositas. En cambio, nosotros perdimos a cuatro de los nuestros: el “Ruso”, el “Bocas” y el “Gato” murieron reventados por una granada. Peor suerte tuvo el “Pelos”, una bala le atravesó las tripas y estuvo toda la noche gritando mientras la vida y las entrañas se le salían por el agujero. Su larga agonía nos hirió más que los disparos del enemigo, y yo volví a refugiarme en tu recuerdo.

Eres mi salvavidas, Manuela. La remota posibilidad de volver a verte es lo único que me impide volarme la cabeza con mi pistola. Pensar que volveré a besarte algún día es una quimera, pero soñar es la única escapatoria a esta locura, a este sufrimiento, a esta angustia. Tú eres la única razón de que siga vivo. A veces, creo que estás conmigo en la trinchera y que tu sonrisa repele las balas que vienen hacia mí. Una vez se lo comenté al “Chepas” y se estuvo riendo de mí toda la tarde, pero él no tiene ninguna novia esperándole en casa y no entiende lo que es estar enamorado. No sabe lo que es amar y le compadezco por ello. Porque amarte es lo único bueno que me ha pasado, amarte es lo único que ahora mismo tengo, y con tu amor me iré agradecido a la oscuridad, a la nada, al olvido de la muerte si esta viene a buscarme.

Perdóname por hablar de muerte, sé que no te gusta que la miente. Siempre me dices en tus cartas que si pienso en ella atraigo el mal fario, que da mala suerte. Pero sé que no saldré vivo de aquí. Sé que, si alguna vez vuelvo a verte, no será en esta vida. Me gustaría creer en el Más Allá como los meapilas de los requetés, solamente por saber que allí estaría junto a ti.
Tengo que despedirme, el capitán nos ha ordenado bajar a Rascafría, esta posición está perdida y quiere que nos repleguemos. Algunos dicen que se está preparando un ataque enemigo con aviones italianos y alemanes y que ese pueblecito es el objetivo. Me parece que huimos del fuego para caer en las brasas. Al menos, si una bomba me revienta, será lejos de estas solitarias cumbres nevadas y de este paisaje desoladoramente blanco.

Quizás, cuando recibas esta carta, el corazón de quien esto escribe ya no esté latiendo, pero ten la certeza de que el último latido lo dio pensando en ti.

Tuyo para siempre:


Adrián.
MADRID


Entradas populares de este blog

¡Qué maravilloso es el cine! CASABLANCA/Miguel Pina

"El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos"

Ilsa: - Lo dices porque quieres que me vaya.
Rick: - Lo digo porque es la verdad. Los dos sabemos que tu lugar es con Víctor. Tú eres parte de su obra. Si no te vas con él, te pesará.
Ilsa: - ¿Y nosotros?
Rick: - Nosotros siempre tendremos París. No lo teníamos hasta que viniste a Casablanca. Anoche lo recuperamos.
Ilsa: - Y yo dije que nunca te dejaría.
Rick: - Nunca me dejarás. También tengo obras que realizar. No puedes ser parte de lo que yo debo hacer.

Este es un solo ejemplo, de los maravillosos diálogos de esta obra maestra del cine clásico. Amor, desamor, historia y belleza en el cine.

Rick Blaine es el propietario de un exitoso café-club en la ciudad marroquí de Casablanca. En el contexto de la segunda guerra mundial, la ciudad se ha convertido en un refugio para las personas que huyen de los estragos del nazismo. Hasta allí se desplaza Ilsa, un antiguo amor de Rick. Llega junto a su marido Víctor, huyendo también de…

DUAL/ Lola O. Rubio

Es el instante, siempre el instante fugaz e irrecuperable como un ave migratoria. Siento que me pierdo en esta marea azul. Me pierdo y me encuentro. A veces me siento como si fuera dos. Me desdoblo, soy dos, siendo una. El ying y el yang. Las dos caras de la luna. Es mi sentir con las letras desfasadas en un derroche de verborrea falaz.

El azar me trajo a leer tus letras, a sentir como tú sientes, identificarme al cien por cien contigo. Tú no sabes que nos parecemos en todo, que somos las dos caras de la misma moneda. Nacimos el mismo día, el mismo año, en diferente país. No lo imaginas, no, no podrías adivinarlo, pero llevo un bagaje a mis espaldas, he vivido lo que viviste, he sentido lo que sentiste. Este soliloquio es  desnudar mi alma quebrada, rota, de boca en boca en los mentideros de las viejas que hablan sin ton ni son. En las esquinas, ellas parlotean, hablan, deshojan la margarita ¡Qué se yo!

Me gustaría retroceder en el tiempo, recuperar ese tiempo perdido. Necesito como …

ENTREVISTA A ÓSCAR LAMELA MÉNDEZ por LOLA O. RUBIO

Óscar Lamela Méndez es un gaditano de 40 años afincado en Madrid desde hace diecisiete años.


Tiene tres novelas en el mercado: LLAMADA DE SANGRE con Espasa Calpe en formato digital con la que ganó el concurso Tagus Live de 2014 y LOS PASOS DEL FIN editada con Diversidad Literaria. Además, ha colaborado en varias antologías literarias como “Todos contra una” editada también por Diversidad Literaria para apoyar la lucha contra el cáncer de la Fundación Cris Cáncer y otras en colaboraciones en plena fermentación literaria.





Con la segunda novela en la editorial Diversidad Literaria “Los pasos del fin”  EL ASESINO ESTÁ SERVIDO, Disponible en Amazon.