Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2018

ENTREVISTA A LUISA FERRO por LOLA O. RUBIO

¿Cómo fueron tus comienzos en la escritura narrativa? Escribo desde pequeña. Siempre he leído mucho y se me daba bien la redacción. Tenía 30 años cuando comencé acudiendo a los talleres de escritura creativa en la Biblioteca Antonio Machado y los que impartían en la Casa de la Mujer, en Fuenlabrada. Luego acudí a más talleres en Madrid. También fui miembro de algunas asociaciones literarias como La Buena Letra o Esferadeletras hasta acabar en Mesa de Escritores con un grupo de compañeros. Mi aprendizaje ha sido largo y variado, pero sigo aprendiendo algo nuevo cada día. ¿Te inspiró alguna persona o alguna situación en particular? Estaba terminando Diseño y Figurinismo cuando decidí escribir un libro. Así, de buenas a primeras. No me inspiró nadie ni ninguna situación. Me apetecía mucho hacerlo y comencé, pero cuando llevaba cincuenta páginas escritas vi que me estaba costando expresar por escrito todo lo que yo pretendía plasmar. Entonces decidí acudir a mi primer taller de escritura cr…

ALCANDER/ Luisa Ferro

¿Qué opinas del género de fantasía en nuestro país?
En tiempos de crisis cualquier balance es complicado. Creo que todavía queda mucho para que haya una cota de mercado aceptable en nuestro país. Tenemos una buena cantera de autores españoles, pero no encuentran salida. Solo raras excepciones logran llegar a un público amplio y estar en los primeros puestos de ventas. Pienso que la industria todavía no tiene estudiado cómo sacar pleno rendimiento a un libro con éxito potencial. Así es bastante difícil arañar lectores al mercado anglosajón. ¿Cuáles son tus obras literarias de referencia en el mundo de la fantasía?
Crónicas de Elric de Melniboné, de Michael Moorcock; El Señor del Tiempo, de Louise Cooper y Crónicas de Belgarath, de David Eddings, entre otras. ¿Cuál fue el primer libro de fantasía que leíste?
Los cuentos de los hermanos Grimm ¿Cuál es tu personaje de fantasía preferido? ¿Por qué?
Esto es complicado porque tengo a varios, pero tal vez Conan el Bárbaro. Creo que es el persona…

CAMPOSANTO

Hace tiempo que salgo a caminar al amanecer; mis pasos me llevan hasta las afueras de mi pueblo, hasta el cementerio local. El lugar que mi tía María, “la gallega”, siempre nombraba como “el camposanto” porque decía que era tierra bendita y al cual yo sentía pavura de ir cuando era una niña.

Traspongo el oxidado portón de ingreso y camino por las calles arboladas, me detengo a descansar sentándome sobre una tumba y allí permanezco ensimismada en mis pensamientos, bajo la protección de un viejo cedro que me acaricia con su sombra.

Ahora no siento inquietud ni temor, por el contrario, apenas traspongo la entrada me invade una reconfortante sensación de paz; producto del silencio apenas interrumpido por el susurro del viento y el piar de algún pájaro.

Casi siempre soy la única visitante asidua; suelo cruzarme con alguna llorosa viuda, un padre desconsolado o un visitante fugaz que cumple con su conciencia depositando flores en el panteón familiar; pero esas oportunidades son las menos frecu…

ESTIMADO SEÑOR MONTGOMERY/L. G. Morgan

Estimado señor Montgomery:
Nunca me atrevería a molestarle y abusar de su tiempo como estoy haciendo ahora de no ser por la gravedad del asunto que traigo entre manos. Ya me hago cargo de la cantidad de cartas de lectores que recibirá a lo largo del día, gente que admira sus novelas, su buen hacer como escritor, el suspense que les pone... Pero el motivo de mi misiva es bien distinto. Y no es que yo no aprecie su talento, no, por Dios. Para mi no cabe duda de que tiene usted un auténtico don literario, que va incluso más allá de lo que admite la crítica, a pesar de que le mima, o las ventas, de las que según me consta puede sentirse orgulloso. Lo que yo quiero aquí, sin embargo, es hablarle de un personaje, un hijo de su pluma podríamos decir: el detective Perry Wilson, del que estoy absoluta y profundamente enamorada desde hace años. Y decirle de paso, mi buen señor, que ha arruinado usted mi vida por completo. Que ya sé que no era esa su intención. No crea que le guardo ningún rencor…

MI CARTA MÁS SINCERA( DEDICADA A LOLA) Christo Herrera Inapanta

Estimada Lola,


Tal vez se me haga un poco difícil escribirte de una manera epistolar, revelar un poco lo que siento por este medio que me es ajeno a al entorno en que me desenvuelvo; pero, como bien has dicho, no eres una desconocida. No sé si empezar como una conversación, ni siquiera sé por dónde comenzar.
En primer lugar, reitero mi entero agradecimiento por todo tu apoyo y promoción literarias en tu fabuloso blog de escritura en Madrid. Considero que lo que haces es muy importante y para nada desestimable, hay personas, como yo, por ejemplo, que, pese a desenvolverse en el ámbito literario no es capaz de gestionar ni para sí mismo su propio blog, por el contrario, te tomas la molestia de ayudarme; es más, yendo más allá, propones juegos literarios y que esté  pendiente de cada nuevo reto literario, te tomas la molestia de escribirme para continuar ahí.


Sé que mi vida es casi un completo desorden, y en ese sentido tu ayuda e insistencia es fundamental, me saca del lugar común y me ha…

ENTREVISTA a MARTA NAVARRO por Lola O. Rubio

(Colabora en ésta selección)
Marta Navarro Calleja (Valencia 1.970) Licenciada en Derecho y Ciencias Políticas.
Miembro del colectivo literario "Valencia Escribe". Participo en su revista digital y en sus dos últimas antologías de relatos: "Relatos con Banda Sonora" y "Los Cuentos de las Estaciones".
Ganadora del segundo premio en la I Edición del Certamen de Relatos "Beatriu Civera" convocado por la Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Valencia (fallo del jurado 26 de Junio de 2.017).
Finalista en diversos concursos de relatos y microrrelatos (entre ellos en una ocasión "Relatos en Cadena" de la Cadena Ser y en tres ocasiones "L'Art d'Escriure" de Radio 4 RNE).
Publicaciones en diversas antologías de varios autores.


¿Cómo fueron tus comienzos en la escritura narrativa?
Empecé a escribir de niña y mantuve el hábito durante la adolescencia (cuentos y diarios, sobre todo). Luego lo fui dejando casi sin darme cuenta, por…