Entradas

Mostrando entradas de julio 1, 2018

ENTREVISTA GEMMA MINGUILLÓN/Lola O. Rubio

Imagen
¿Cómo fueron tus comienzos en la escritura narrativa? 

Comencé a escribir a los once años, fruto de mi compulsión lectora. Escribía cuentos de fantasía, pensamientos o cualquier cosa que se me ocurriese.


¿Te inspiró alguna persona o alguna situación en particular? 

Sólo el hecho de leer. Jamás podré entender a los escritores que no se empapan de lecturas constantemente. Creo que a pintar no se aprende mirando cuadros, ni a componer escuchando música, pero a escribir sí se aprende leyendo.

¿Existe un horario propicio para ponerte a escribir o cualquier momento del día es ideal?

En mi caso, sí necesito mi liturgia particular, y naturalmente unas horas en las que nada pueda importunarme, siempre las mismas, horas de calidad donde no esté cansada ni nerviosa.



¿Cómo está ambientado tu lugar de trabajo y en donde lo haces usualmente?

En la buhardilla de mi casa. Tiene un techo de madera que invita a perderse buscando dibujos entre sus aguas. También hay una terraza que la baña de luz, con un enorm…

EL DESNUDO DEL DIBUJANTE/Gemma Minguillón

Imagen
SIPNOSIS
A lo largo de mi vida había tenido que superar todo tipo de situaciones complicadas, desde la pérdida de mi madre hasta el abandono de mi padre; el hecho de buscarme la vida siendo un crío, trabajar y estudiar, sacar a una amiga de las drogas, partirle la cara a un amigo y esconder a otro al que perseguía la mafia. Y todo lo había hecho con valentía, sin temblar ni dudar. Pero, ¡ay!, aquel día, en la puerta de la clase de Roger, esperando para entrar y sentarme entre el resto de sus alumnos, con mi bloc de dibujo y mis lápices, llegué a tener miedo de que todo el mundo pudiera oír los latidos de mi corazón. Miraba la puerta y pensaba «¿entro o me voy?», como César ante el Rubicón. Y, mientras lo pensaba, llegó él.
INTRODUCCIÓN


"A mis 24, ya he muerto por tres veces. ¡Supera eso! En realidad, no es divertido, aunque hay que estar enfermo para que algo así te parezca divertido... Bueno, el camino hacia todas esas muertes no fue fácil. En realidad, llegó sin que me diese cuent…