EMBRIAGAR LOS SENTIDOS/Lola O. Rubio



La luz de la luna cae, repentina  sobre el lecho donde dos cuerpos cansados, sudorosos, exhaustos por el embrujo de la noche que suave los envuelve.

Se emborracharon de caricias, de susurros, de palabras nunca pronunciadas pero veladamente dichas por dos amantes que se encuentran una y otra vez en el destino de la vida.


Envueltos de febril exaltación de los sentidos, acariciándose con la pasión desatada de que será una última vez, el tiempo de amarse es apenas una noche, ésta noche dónde se desatan los instintos más primitivos entre los amantes.



Fragmentos de piel con piel. Retazos de besos en el inicio de un amanecer. Satén en las sabanas teñidas de jadeos y susurros. El goce de los cuerpos cubiertos de perlas de sudor, de éxtasis de la pasión pecaminosa, irrefrenable, encendida en el embrujo de la noche.


Entregados los dos en una vorágine de pasión y deseo que los une, en un mágico instante. Sentir beso a beso la ternura de sus labios en un derroche  entrega mutua. 



LOLA O. RUBIO
Madrid -España