Ir al contenido principal

METAMÓRFICO/ Juan Carlos Vásquez







Era un cerdo pero mutó, ahora construye su realidad desde los medios: blogs, TV, Chat, Internet, e - mail, mensajes de textos. Esa idea rompió en sus sueños, con un sobresalto entre la sudoración, ser un personaje. Antes comía del lodazal pero su expresión oral ha cambiado con otra  alimentación. De momento utiliza todas sus fuerzas para renovarse, piensa en  terminar antes del verano. Ha invertido horas y esfuerzos, ya paso aquel momento en que nadie le prestaba atención. Cuando tenía veinte años entro como aprendiz de Brouc, un viejo analista  reconvertido. Ahora el camino hacia la puerta tiene forma de embudo, expansionándose. Resultaba imposible llegar hasta el final sin pasar por la  angustiosa afección de la metamorfosis. No podrá vivir más que por un doble movimiento de rotación que busque el Angulo. Poco a poco aprenderá a  desplazar a todo el que intente sacarlo de curso hasta llegar a la salida.



Para terminar con su antigua apariencia cuelga en público: patas, pierna y

costillas, intestinos, hígado, paleta. Ha creado un museo para exponerse. Se

regocija de su evolución, los restos se los deja a los carroñeros. Lo interrogan

preguntándole sobre el proceso, el especula articulando una gramática que se

vuelve creíble, suelta dinero, les ve arrastrarse, venderse, aprobarle en todo.

Se está convirtiendo en un mito en medio de las náuseas que se produce a sí

mismo. No va a dar remedios, de momento concentra todo su esfuerzo para

llegar a poseer la    inteligencia y el estilo de Brouc. El dédalo de la ordenación



Cuanto más se enfrentó al cerdo que llevaba dentro más siente el efecto de la

conmoción. Ahora sabe que sabe y no actúa solo por instinto. Surgen ansiedades, delibera razonando entre las matemáticas. No solo cambio

de grado, cambio de naturaleza. Escucha vítores, un desorden en una amalgama  de gritos. Sabrá de quien abusar al sentirlos frágiles y arrodillados. Exigirá favores que no cumplirá pero si cobrara por ellos. Seguros desde su altar se vuelve déspota y soberbio. Es la envidia del resto. El  progreso lo es todo o la vida no es nada suele decir. Solo uno podrá triunfar y consagrarse.



La carrera se vuelve férrea, la multitud al final lo ha elegido. La salida se le abre triunfal y sin restricción, con el objeto multiplica los tanteos.  Ya sabe cómo elevarse ante todos.    En el otro mundo de los sueños descubre  cómo se cometieron los crímenes de engaño. Teniendo todos los caminos sin caminos

el marcha a cualquier lugar  divirtiéndose en su arrancia, un deslizamiento, la no pertenencia. Este listo, especulara entre nuevos instrumentos y nuevas sintaxis. Producirá  otra realidad sin haber vivido ni experimentado nada.

Se postula así, como el más ingente producto de los medios.

El cerdo ha triunfado ante la realidad humana con un nuevo modo de

conocimiento que no existe. Solo sabe hablar de objetos, poses y alumbramiento  que se le ofrecen a través de restos orgánicos.

Entradas populares de este blog

¡Qué maravilloso es el cine! CASABLANCA/Miguel Pina

"El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos"

Ilsa: - Lo dices porque quieres que me vaya.
Rick: - Lo digo porque es la verdad. Los dos sabemos que tu lugar es con Víctor. Tú eres parte de su obra. Si no te vas con él, te pesará.
Ilsa: - ¿Y nosotros?
Rick: - Nosotros siempre tendremos París. No lo teníamos hasta que viniste a Casablanca. Anoche lo recuperamos.
Ilsa: - Y yo dije que nunca te dejaría.
Rick: - Nunca me dejarás. También tengo obras que realizar. No puedes ser parte de lo que yo debo hacer.

Este es un solo ejemplo, de los maravillosos diálogos de esta obra maestra del cine clásico. Amor, desamor, historia y belleza en el cine.

Rick Blaine es el propietario de un exitoso café-club en la ciudad marroquí de Casablanca. En el contexto de la segunda guerra mundial, la ciudad se ha convertido en un refugio para las personas que huyen de los estragos del nazismo. Hasta allí se desplaza Ilsa, un antiguo amor de Rick. Llega junto a su marido Víctor, huyendo también de…

DUAL/ Lola O. Rubio

Es el instante, siempre el instante fugaz e irrecuperable como un ave migratoria. Siento que me pierdo en esta marea azul. Me pierdo y me encuentro. A veces me siento como si fuera dos. Me desdoblo, soy dos, siendo una. El ying y el yang. Las dos caras de la luna. Es mi sentir con las letras desfasadas en un derroche de verborrea falaz.

El azar me trajo a leer tus letras, a sentir como tú sientes, identificarme al cien por cien contigo. Tú no sabes que nos parecemos en todo, que somos las dos caras de la misma moneda. Nacimos el mismo día, el mismo año, en diferente país. No lo imaginas, no, no podrías adivinarlo, pero llevo un bagaje a mis espaldas, he vivido lo que viviste, he sentido lo que sentiste. Este soliloquio es  desnudar mi alma quebrada, rota, de boca en boca en los mentideros de las viejas que hablan sin ton ni son. En las esquinas, ellas parlotean, hablan, deshojan la margarita ¡Qué se yo!

Me gustaría retroceder en el tiempo, recuperar ese tiempo perdido. Necesito como …

ENTREVISTA A ÓSCAR LAMELA MÉNDEZ por LOLA O. RUBIO

Óscar Lamela Méndez es un gaditano de 40 años afincado en Madrid desde hace diecisiete años.


Tiene tres novelas en el mercado: LLAMADA DE SANGRE con Espasa Calpe en formato digital con la que ganó el concurso Tagus Live de 2014 y LOS PASOS DEL FIN editada con Diversidad Literaria. Además, ha colaborado en varias antologías literarias como “Todos contra una” editada también por Diversidad Literaria para apoyar la lucha contra el cáncer de la Fundación Cris Cáncer y otras en colaboraciones en plena fermentación literaria.





Con la segunda novela en la editorial Diversidad Literaria “Los pasos del fin”  EL ASESINO ESTÁ SERVIDO, Disponible en Amazon.