Entradas

Mostrando entradas de octubre 15, 2017

LO PROHIBIDO /Rubén García García

Imagen
Cada beso era para nosotros el último. Disfrutábamos. Recogíamos las prendas tiradas sobre la pelusa de la alfombra del motel. Vestido, recomponiendo la corbata y tomando tus hombros,  y con voz fatigada decía: “esto ya no sucederá”, al mismo tiempo que te ofrecía un beso tierno en la redondez de tu pómulo; era uno, dos, pero bastaba para encendernos y terminábamos con las ropas desperdigadas. ¡Todo se resolvió por fin! Fue el día que decapitamos el arrepentimiento.

Rubén García García "Sendero" MÉXICO


https://senddero.wordpress.com

LA SOLEDAD/ Kirke Buscapina

Imagen
http://buscapina7.blogspot.com.es/

Llegaste a mí con el ímpetu de un vendaval removiendo todo mi ser. Llegaste para instalarte en mi corazón, como un bálsamo, como una bendición. Llegaste para enseñarme qué es la felicidad.
Recuerdo el primer día que te vi. Bajaste del autobús que te traía desde la capital, con tu camisa blanca impoluta que resaltaba el moreno de tu piel. Tu llegada fue un acontecimiento, nadie se quiso perder ver arribar al nuevo maestro.
Toda la chiquillería acudió a recibirte. Tras la muerte de don Ambrosio, la escuela se quedó huérfana y los niños pudieron gozar de unos pocos días de libertad. Una libertad rota por tu llegada, todo el pueblo te esperaba con recelo pero tú nos sorprendiste a todos, especialmente a mí. Nunca hubiera podido sospechar hasta qué punto.
Recuerdo que decidiste dar la primera clase fuera de la escuela, al aire libre, porque decías que el conocimiento no debe darse entre cuatro paredes que lo constriñen, que el saber no tiene límites. Esas fu…

MONÓLOGO INTERIOR II - Lola O. Rubio

Imagen
En el otoño de mis días, pienso en ti y en mí. En los avatares de la vida,
del devenir diario y cómo entrelazados tú y yo hilvanamos nuestra historia de amor. Ha pasado mucho tiempo desde que nuestra existencia se cruzó. ¡Cuántos sentimientos expresados! ¡Cuántas palabras no pronunciadas, una mirada sola mirada basta. En el mar en que desemboca nuestro breve encuentro aquel febrero mágico. No nos separamos nunca más. Te quiero, me quieres. Es lo que importa. No me acostumbro a tu ausencia, y los días pasan como ave de paso. En esta noche, no importa el frío, ni la distancia: te siento cercano y lejano. Es como si viera una película en blanco y negro. El pasado y el presente se confunden.

Somos como la noche y el día. En todo somos diferentes. Físicamente, de carácter. Tú eres reservado, yo demasiado trasparente. Ahí estás como caballero andante para protegerme con un solo gesto. Y entonces callo. Nos miramos, y con nuestras miradas nos lo decimos todo.
El despertarme a tu lado y abra…

AUSENCIA/Lola O. Rubio

Imagen
Noches regadas de alcohol, solitarias en las que tú no estás: Tú nunca estás. amante ocasional no eres él, tan sólo una imagen un espejismo. eres el producto de la ausencia, mis Noches en vela. no eres él, nunca podrás ser él. El alcohol sigue corriendo por mis labios mientras espero. Triste noche sin estrellas, en brazos de un desconocido. pero no eres él nunca serás él.

Lola O. Rubio MADRID - ESPAÑA

EL ÚLTIMO VIAJE/ Juan Carlos Vásquez

Imagen
Juan Carlos Vásquez, Valencia, Venezuela. Autor del libro de relatos Pedazos de Familia (Estival teatro, Venezuela 2000). Otros textos han sido publicados en diversos volúmenes colectivos y antologías en Chile, México, EE.UU. y España; asimismo en columnas periodísticas del Diario El Impulso (Barquisimeto, Venezuela). Integrante del grupo cultural Spanic Attack (New York, 2004). Obtiene distinciones en los Concursos de Poesía Pro lingüístico y Multimedia Premio Nosside (Calabria, Italia), Edizione 2005 y 2006. Semifinalista en el Concurso de poesía Pasos en la Azotea, México DF, 2006. Ha vivido en Tampa (Florida), Nueva York, San Francisco y Barcelona.


Se establece el comienzo de un dictado del que nunca hablamos en casa. La estructura infinita de un más allá. La muerte esta allí, con sus silencios, con sus doctrinas condenatorias, esperando que hagas todo con tus manos para desarmarlo. Promete un sitio de orden y de generosa hospitalidad que no conocemos. Estoy impaciente, ansios…