Entradas

Mostrando entradas de agosto 27, 2017

DOLOR DE MARIPOSAS/María Magdalena Gabetta

Imagen
Eran tiempos que mejor no recordar, pero la memoria es algo inmanejable, entonces cada tanto volvían a mí imágenes no deseadas, fue así durante largos años, hasta que logré desterrarlas y así fue, hasta hoy, hasta que volví a verla en la calle, como antes, con mariposas amarillas que anunciaban su llegada, como si fuera Primavera y no lo era; era Otoño, árboles de hojas secas cayendo ante la menor brisa, cielos grises y ella; ella rodeada de sus mariposas de dolor, peleada a muerte con el tiempo, no aceptándolo, armando su propio mundo, el mismo que una vez le quitara lo amado, carne de su carne.

Por ese entonces, ella aparecía en el lugar menos pensado; en una calle oscura, en una calle concurrida, en un cementerio solitario y hasta en un teatro o fiesta dónde concurrían los que nunca se enteraban de nada, los que vivían otro mundo, lejano, felizmente ignorante de lo por ella sufrido; incluso yo, que no sabía ni me interesaba de su dolor y menos de un dolor que acompañaban mariposas …

SORBO A SORBO/Lola O. Rubio

Imagen
Mientras la copa de champán burbujea, me sincronizo con su aroma. Es el preludio de un encuentro mágico, ¡tantas veces añorado! La luna brilla, en el horizonte. Visiono en la lejanía su silueta de hombre seductor. 

Es un caballero andante en la lucha por la supervivencia, inventé un mundo para él y para mí. Un inmenso lago mágico, de aguas limpias, cristalinas dónde se refleja su imagen. Un hombre valiente, un amante furtivo en el tiempo, en mi primer sueño, y en mi último adiós. Me dejo envolver por las burbujas del dorado licor, que desata los sentidos, y me dejo llevar por su embrujo.
Cierro los ojos y siento sus manos lenta, muy lenta acariciar mis hombros.

 Te pienso, me sientes, me envuelves, me embriago de las palabras no dichas, de las miradas, de su piel con mi piel. ¿Será el amor efímero, como las burbujas? Derroche de pasión, entre dos almas que  destilan su belleza con su embrujo hasta que fenece, como la pasión  de dos personas perdidas, que se encuentran una y otra vez. Tú …