Ir al contenido principal

CASINO/Lola O. Rubio



Carlos salió de madrugada, después de una noche como otras en el Gran Casino. A diferencia esta vez lo había perdido todo: estaba en bancarrota. Vestido con smoking, la pajarita desabrochada mientras esperaba al aparcacoches. Su aspecto inmaculado de hace unas horas ya se ha evaporado. Su mirada mira al infinito, sus ojos miran sin ver. Saca algo de un bolsillo, se lo lleva a sus fosas nasales. Ni eso le anima. Un sudor cadavérico le pasa por su nuca, un escalofrío que presagia muerte. Está muerto. Un muerto en vida, pero es consciente de que es el único culpable. Ya no le importa nada, nada ni nadie después de esta partida. Lo jugó todo a una carta y salió perdedor.

No sabe qué rumbo tomará, si sabrá enfrentarse a su esposa e hijos. Todo su capital al descubierto, todo lo ha perdido en una noche.Piensa en esa mujer que se entregó a él, cuando eran más pobres que las ratas, fue su salvavidas. Ella con su alegría, su empuje para luchar y ganas de vivir logró que el no fuera un fracasado. Su Carmen valía mucho. Era una mujer de carácter. Lo amaba a pesar de sus múltiples infidelidades, con la mujer de turno. Era su naturaleza. No podía evitarlo. Era un auténtico cabrón, - pensó para sí-

El reflejo del retrovisor le decía una y otra vez, “Eres un miserable, un inútil, un don nadie… no dejaban de martillear en una cantinela sin cesar. Unas voces le hablaban y le insultaban. No podía más, le taladraban los oídos en una monótona cantinela. “Inútil, como le decía su padre” ¡Maldito sea, no aguantaba ni un minuto más!

Bebe las últimas gotas de Jack Daniel,s de su petaca de plata. Se dirige a gran velocidad por la autopista y un pensamiento se le cruza en su cabeza. Y si ¿Todo o nada? Sin pensar,  se cambia de carril por el que circulan los coches. En una huida en la que no tiene nada que perder. Los primeros coches le esquivan. Apenas hay nadie en la madrugada, en la noche previa a Navidad.

La música al máximo en el coche, en el equipo de música .Escucha a su grupo favorito “Guns and Roses” pisa el acelerador cada vez más fuerte. Hasta que se encuentra alguien de frente y no puede ni quiere evitar el choque. A vida o muerte.


...    ...    ...    ...    ...    ...    ... ...    ...    ......    ...    ......    ...    ......    ...
 
Laura, de veinte años está especialmente contenta estos previos  a Navidad, son las primeras vacaciones en mucho tiempo. Podrá visitar a su familia en su pueblo natal. Tiene una buena noticia esta vez. ¡Por fin está embarazada! después de una fecundación in Vitro, ella y su marido están felices. Lo  mira de reojo, el duerme en el asiento de al lado ajeno a todo mientras ella conduce su pequeño utilitario.

Todo se vuelve negro de golpe. El Ferrari Testarrosa arrolla el coche de Laura. Un choque frontal.

 Dos víctimas jóvenes entrelazadas.

Mientras, en el asfalto un hombre bien vestido, desaliñado sólo grita “Llamen a mi abogado”.


Lola O. Rubio
Madrid - España


Relato participante

Entradas populares de este blog

¡Qué maravilloso es el cine! CASABLANCA/Miguel Pina

"El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos"

Ilsa: - Lo dices porque quieres que me vaya.
Rick: - Lo digo porque es la verdad. Los dos sabemos que tu lugar es con Víctor. Tú eres parte de su obra. Si no te vas con él, te pesará.
Ilsa: - ¿Y nosotros?
Rick: - Nosotros siempre tendremos París. No lo teníamos hasta que viniste a Casablanca. Anoche lo recuperamos.
Ilsa: - Y yo dije que nunca te dejaría.
Rick: - Nunca me dejarás. También tengo obras que realizar. No puedes ser parte de lo que yo debo hacer.

Este es un solo ejemplo, de los maravillosos diálogos de esta obra maestra del cine clásico. Amor, desamor, historia y belleza en el cine.

Rick Blaine es el propietario de un exitoso café-club en la ciudad marroquí de Casablanca. En el contexto de la segunda guerra mundial, la ciudad se ha convertido en un refugio para las personas que huyen de los estragos del nazismo. Hasta allí se desplaza Ilsa, un antiguo amor de Rick. Llega junto a su marido Víctor, huyendo también de…

DUAL/ Lola O. Rubio

Es el instante, siempre el instante fugaz e irrecuperable como un ave migratoria. Siento que me pierdo en esta marea azul. Me pierdo y me encuentro. A veces me siento como si fuera dos. Me desdoblo, soy dos, siendo una. El ying y el yang. Las dos caras de la luna. Es mi sentir con las letras desfasadas en un derroche de verborrea falaz.

El azar me trajo a leer tus letras, a sentir como tú sientes, identificarme al cien por cien contigo. Tú no sabes que nos parecemos en todo, que somos las dos caras de la misma moneda. Nacimos el mismo día, el mismo año, en diferente país. No lo imaginas, no, no podrías adivinarlo, pero llevo un bagaje a mis espaldas, he vivido lo que viviste, he sentido lo que sentiste. Este soliloquio es  desnudar mi alma quebrada, rota, de boca en boca en los mentideros de las viejas que hablan sin ton ni son. En las esquinas, ellas parlotean, hablan, deshojan la margarita ¡Qué se yo!

Me gustaría retroceder en el tiempo, recuperar ese tiempo perdido. Necesito como …

ENTREVISTA A ÓSCAR LAMELA MÉNDEZ por LOLA O. RUBIO

Óscar Lamela Méndez es un gaditano de 40 años afincado en Madrid desde hace diecisiete años.


Tiene tres novelas en el mercado: LLAMADA DE SANGRE con Espasa Calpe en formato digital con la que ganó el concurso Tagus Live de 2014 y LOS PASOS DEL FIN editada con Diversidad Literaria. Además, ha colaborado en varias antologías literarias como “Todos contra una” editada también por Diversidad Literaria para apoyar la lucha contra el cáncer de la Fundación Cris Cáncer y otras en colaboraciones en plena fermentación literaria.





Con la segunda novela en la editorial Diversidad Literaria “Los pasos del fin”  EL ASESINO ESTÁ SERVIDO, Disponible en Amazon.