Ir al contenido principal

LADRON/ Lola O. Rubio



La vida nos golpea con crueldad, se dice pensativo el detective Suárez, mientras suena la sintonía de llamada de su teléfono “Live is life”, su melodía preferida de Opus. Está abstraído en sus últimos problemas. Le avisan que se presente en el Anatómico Forense.
María, la hija de Marcela, su primer amor en la Universidad ha sido encontrada muerta en su domicilio. Está en una camilla de una fría sala de la morgue, no tiene el valor de destapar la sábana que la cubre. Es cuando se nublan sus ojos pardos, y masculla entre dientes… “Justo ahora, que todo nos favorecía” Sus problemas económicos y con la familia dejaron de estar en un punto sin salida; cuando ella le dijo “que se divorciaría y que se iría de aquel hogar sin amor, de una vez por todas”.


En la oscuridad de la noche se percibe su silueta. Está solo, fumando sin cesar. Añora su compañía, las palabras que nunca le dijo. Esa mujer lo dio todo por él. Recuerda con nostalgia esos días de entrega, de pasión, de reír por todo y por nada. Confidencias de dos adolescentes enamorados. Ahora es detective de la policía. La coincidencia ha hecho que le asignaran el caso por resolver de la hija de su amiga de la adolescencia. Marcela, siempre Marcela.


El pasado viernes la asistenta la encontró en la bañera, en un charco de sangre. Nadie podía presagiar este duro final, de una estudiante modelo, una niña que destacaba en todos los deportes, y era la pionera en un programa de radio para niños con discapacidad intelectual. No había ninguna razón aparente para que tomara esa determinación. El suicidio.


En los azulejos, una palabra que se repite escrita en sangre "puta". El dormitorio desordenado, una lámpara rota, una decena de velas negras. Todo hace pensar en aquellas sectas satánicas famosas en los años ochenta, que proliferaban en todas partes del país.


La policía científica, está registrando en estos instantes su domicilio, tomando huellas, muestras de cabellos, huellas y fluidos corporales.
Su ordenador personal ha sido requisado, así como su smarphone.


El, no tiene valor de enfrentarse a su amada, a su rostro demacrado, con profundas ojeras y tez blanquecina. Sus miradas se cruzan, evasivas. Nadie tiene que sospechar de su incipiente relación ahora retomada.


Su segundo marido, tiene cara de pocos amigos, se acerca a la policía en un lamento " ¿Por qué? ¿Por qué a ella? ¡Malditos bastardos! ¡Locos! ¡Criminales!" Su furia hace que golpee con ímpetu , un enorme jarrón de cerámica, que cae hecho añicos, en el suelo. El tipo está abatido.


En el Anatómico Forense se le ha practicado la autopsia "muerte accidental por intento autolítico con barbitúricos". En su estómago, lleno de benzodiazepinas, un fármaco muy potente para el insomnio. La pregunta que se hace la policía es ¿Cómo estaba en poder de la adolescente este medicamento? Las sospechas recaen en Óscar, un compañero inseparable de la joven. Es un chaval de un barrio marginal, al sur de Madrid. Cerca de donde él vive se comercia con todo tipo de drogas, incluidas pastillas para mezclar, con bebidas alcohólicas, para un “viaje barato”.


El chico sale de las dependencias policiales, sin cargos. La semana de los hechos estaba de viaje en A Coruña, en el entierro de su abuelo. De ninguna manera pudo ser él.


En el portátil de la muchacha se ha encontrado un diario, María escribe, y se repite la palabra “ladrón” con insistencia en las últimas páginas.


¿Qué significará “ladrón? Hago cábalas, hasta descubrir que es un anagrama, un nombre , “¿de quién es… el nombre que aparece insistente en el diario de María?”Y yo… que he vivido cerca de la familia Roldán, no dejo de escandalizarme por seres tan viles. Me quedo pensativo… Roldán, es el apellido de su padrastro, el mismo amantísimo esposo, y “perfecto padre”. Todo está resuelto, pero no hay pruebas. Sin pruebas no hay delito.


Trascurrida una semana, encontraron en el disco duro del portátil del reconocido arquitecto Roldán, en los que se pueden visionar diversos vídeos pornográficos del padrastro con su hijastra, vestida con lencería de cuero, atada y amordazada.



No dejo de pensar en esa mirada perdida en el infinito de María.

Lola O. Rubio
MADRID

Comentarios

  1. Estupendo relato que te mantiene expectante hasta el final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josefantoni García, tus poemas son sensacionales. Cuando quieras estás invitado a éste blog.

      Eliminar
  2. Una historia negra fantástica, Lola. Con todo un elenco de personajes que bien podrían dar para una novela corta, dadas las relaciones que se apuntan entre los distintos personajes. Fantástico el uso que das al término Ladrón como anagrama o esa imagen turbadora con las paredes pintadas de sangre... Lo he vuelto a leer, y me reafirmo tienes aquí un proyecto de novela hay muchísimas cosas que puedes desarrollar para una trama mayor. Un fuerte abrazo, querida Lola!

    ResponderEliminar
  3. La verdad, no se me había ocurrido hacer una novela breve de este micro. Te doy toda la razón porque tiene todos los ingredientes de misterio, intriga con las que trabajar en profundidad del análisis psicológico de cada personaje y ponerlos en situaciones límite hasta desarrollar el desenlace. Viniendo este consejo de ti, que eres gran autor de misterio: me doy por satisfecha. Muchas gracias por confiar en mi.

    ResponderEliminar
  4. Que buena historia. Pero que pasa con el cabron del "ladrón" quiero más!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. anita7, creo que seguiré las indicaciones de David Rubio, gran escritor: y haré un relato más largo. Atenta al blog... o quién sabe me decido a publicar en Amazon.

      Eliminar
  5. Hola Lola, el género negro en su máxima expresión. Muy buen relato. Es un género literario y cinéfilo que tenía un poco olvidado y fíjate, que precisamente con algún relato de David Rubio (El jarrón, creo recordar su título) y con una grandísima película española del 2016 (Que Dios nos perdone), me ha reconciliado con un género que no es precisamente fácil pues suele llevar un sufrimiento intrínseco al mismo. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Miguel por tus palabras. Como tú, soy gran cinéfila, y el género negro, thriller policíaco, me apasionan. Creo que es un género difícil porque siempre he escrito historias costumbristas y algún poema. Un abrazo marciano ;)

      Eliminar
  6. Hola Lola. Magnífico relato negro, con el suspense necesario para hacer que no paremos de leer hasta el final. Espléndido el desenlace con el juego de letras de la palabra Ladrón que es la pista definitiva. También muy bien descrita la negrura y ambiente sombrío que todo buen relato negro tiene que tener.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo sólo un par de relatos oscuros, el resto es costumbrismo, algún poema. Me alegra sobremanera que te haya gustado. Un gran abrazo.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. En la red, me he dedicado a leer a "otros", animar a escribir a los más jóvenes, y he dejado de lado mis propias creaciones. Agradezco mucho las palabras de apoyo de todos vosotros, que a mi juicio sois grandes escritores.

      Eliminar
  8. Creo que no te das el suficiente crédito, amiga querida. Siempre publicitando a los demás compañeros ¿y vos qué? Adelante Lola!!! Te quieroooo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me conoces de sobra, querida Delia. Bueno, lo próximo que escriba no lo compartiré en internet...cuando sea una abuelita, sentada al lado del fuego degustando una taza de mate.

      Eliminar
  9. Qué bueno Lola!!! me atrapaste!! Felicitaciones, tiene todos los aditamentos necesarios y un final perfecto. Magda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida Magda, soy una aprendiz en las letras.

      Eliminar

Publicar un comentario

Si eres tan amable, deja tu comentario.

Entradas populares de este blog

¡QUÉ MARAVILLOSO ES EL CINE! GILDA/Miguel Pina

http://www.cineycriticasmarcianas.com
¿Te interesa saber lo mucho que te odio, Johnny? Te odio de tal manera que buscaría mi perdición para destruirte conmigo. -Gilda.

Una parte muy importante de la historia del cine viene marcada por los grandes clásicos que conectaron con amplio sectores de la población. Gilda es uno de los casos más paradigmáticos en este aspecto y por muchas singularidades que concurrieron tras la presentación de la película. Sin duda, la cinta será recordada por la famosa interpretación de la canción 'Put the blame on mame' con la que Rita Hayworth alcanzó la universalidad y se convirtió en un mito erótico del siglo XX. Nunca un "no striptease" de una estrella de Hollywood dió tanto que hablar y es que de hecho la actriz solo se desprende de los guantes durante la escena. En todo caso, la cinta es mucho más que esto, encontrándonos ante una gran historia de amor romántico, impregnada de la mejor esencia del cine noir. Cine para el recuerdo que m…

CASINO/Lola O. Rubio

Carlos salió de madrugada, después de una noche como otras en el Gran Casino. A diferencia esta vez lo había perdido todo: estaba en bancarrota. Vestido con smoking, la pajarita desabrochada mientras esperaba al aparcacoches. Su aspecto inmaculado de hace unas horas ya se ha evaporado. Su mirada mira al infinito, sus ojos miran sin ver. Saca algo de un bolsillo, se lo lleva a sus fosas nasales. Ni eso le anima. Un sudor cadavérico le pasa por su nuca, un escalofrío que presagia muerte. Está muerto. Un muerto en vida, pero es consciente de que es el único culpable. Ya no le importa nada, nada ni nadie después de esta partida. Lo jugó todo a una carta y salió perdedor.

No sabe qué rumbo tomará, si sabrá enfrentarse a su esposa e hijos. Todo su capital al descubierto, todo lo ha perdido en una noche.Piensa en esa mujer que se entregó a él, cuando eran más pobres que las ratas, fue su salvavidas. Ella con su alegría, su empuje para luchar y ganas de vivir logró que el no fuera un fracasa…

ALMAS LIQUIDAS/varios autores

ALMAS LÍQUIDAS  Autores: Óscar (El Salvador) Raymond (México) y Lola (España)




ELLA 
Ella tenía que estar en contacto con el agua. Se lavaba las  manos una y otra vez. Bajo la ducha se enjabonaba  lentamente mientras sentía caer las gotas calientes a sus  pies. Hoy era un día de tormenta, el aguacero regaba las  calles, las plazas, los campos y la hacía sentir plena de  dicha, pues esos días podía abandonar su refugio tras los  grandes ventanales y salir al descampado para chapotear  en los charcos como una niña. Su amor por el agua era  tan intenso que no faltó más de algún especialista que le  dijo que tenía un Trastorno Obsesivo Compulsivo. Le daba  igual.  Pronto se trasladaría a la zona costera donde podría saltar  por los arrecifes y entre las rocas, lanzarse al agua, pasear  sin rumbo por la orilla. 



EL

El adoraba sentir el contacto sensual del agua cuando en la  bañera resbalaba el chorro por su espalda. A veces se  sumergía en el río cercano a su cabaña, porque disfrutaba  el contacto con la natur…